Destacadas, Provincia

Perros asilvestrados : Gobierno culpa a Municipios

Desde el Gobierno Provincial se culpa a los Municipios por los perros asilvestrados que denunciaron que existen en Tierra del Fuego. Recordemos que en 2017 desde la provincia y para combatir la presencia de los mismo se instalo un cerco de 16 kilometros de largo, con una inversion millonaria, la cual no sirvio absolutamente para mas que generar un gasto publico .

“Todo lo que podamos hacer es insuficiente si las ciudades no toman medidas fuertes de control”, expresó el Secretario de Medio Ambiente de la Provincia, Mauro Pérez Toscani. El reclamo por los perros cimarrones y sueltos no es nuevo, incluso el año pasado desde el propio CADIC se menciono que la eutanasia de perros en Tierra del Fuego es una de las medidas que se debe contemplar para controlar este flagelo.

El funcionario esposo de la Concejal Laura Colazo, dijo que hay al menos 30.000 canes solo en Rio Grande, según cifras oficiales, que no se actualizan hace tres años. No se sabe cuántos son “asilvestrados” y los productores ganaderos locales consideran que los números que se manejan son conservadores. Mientras tanto, los animales se desplazan en jauría por campos y ciudades, muerden, transmiten enfermedades, matan vacas y ovejas y afectan la actividad turística.

Los datos se desprenden de un informe que publicó el Diario La Nación y fueron ratificadas por el secretario de Ambiente, Desarrollo Sustentable y Cambio Climático de la Provincia, Mauro Pérez Toscani.

“Leí la publicación con la gente de la secretaría, es una realidad que hoy tenemos en la provincia, a la cual estamos buscando medidas para poder controlar y erradicarla, pero es una realidad que tenemos y de la cual nos tenemos que hacer cargo y estamos trabajando para cambiarla”, expresó ante la consulta de Radio Nacional Ushuaia.

El articulo menciona que los datos sobre la población de perros asilvestrados data de hace tres años. “Donde estamos trabajando nosotros como zonas específicas es activa con los productores y la Asociación Rural para ver qué medidas se llevan adelante, mediante perros protectores, que se transforman en miembros del rebaño”, afirmó el funcionario.

En este orden indicó que “esto ha funcionado muy bien en algunas estancias, es lo que se está mejorando porque es una técnica nueva en Tierra del Fuego que está llevando adelante la Estancia Guazú Cué, que está probando todo tipo de técnicas y están siendo asistidos desde la secretaría de Ambiente con fondos del COFECIT y de la Secretaría de Ambiente”.

Asimismo sostuvo que “esta es una problemática ambiental nueva para la provincia, por más que esto pasa hace más de 20 años en la provincia, a nivel ambiental y biológico no hay sistemas de manejo como podríamos hablar de otras especies como el castor o el visón y otras especies con las cuales ya se viene trabajando”.

Toscani remarcó que en este sentido ayuda que el perro asilvestrado haya sido definido por la legislación como fauna exótica. “Ayuda muchísimo porque nos permite a nosotros separar y poder identificar cuál es la problemática que hay en las ciudades de la que tenemos en el campo, y se pueden tomar medidas diferentes con la erradicación de la especie exótica invasora por una cuestión de control biológico, de enfermedades y por seguridad”, añadió.

Según el secretario “por más que tomemos todas las medidas que hay que tomar en el campo, lo declaramos especie invasora, trabajamos en la cría de perros protectores, empezamos a trabajar en cuanto a equipar para recorrer los campos, contratar un equipo de restauradores de biodiversidad, todo lo que podamos hacer no tiene sentido si las ciudades no toman medidas fuertes de control de lo que son los perros sueltos en la ciudad”.

Finalmente manifestó que “ahí es donde siempre pedimos la colaboración de los Municipios, vemos que hay campañas de tenencia responsable que hacen las ONG que dan mucho resultado, también muchas campañas que hacen los Municipios pero la verdad es que no alcanza. Se trabaja mucho con el animal doméstico pero no se trabaja con el perro que está suelto, con el perro sin dueño, que es el que en definitiva termina trasladándose al campo”.

Previous ArticleNext Article

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *