Provincia

Empresarios gastronomicos piden subsidios y desmienten a la Ministra de la Produccion sobre los creditos PROGRESO.

La ministra de Producción Sonia Castiglione había asegurado que la mayoría de los solicitantes de asistencia en el marco del programa PROGRESO no completó la documentación y por esa razón no está llegando la ayuda. Sin embargo desde el sector gastronómico pidieron derecho a réplica, y aseguran que estas expresiones no se condicen con la realidad. 
El empresario gastronómico David Stutz aseguró que los monto dados a conocer por la Ministra de Producción no se condicen con la realidad y, en su caso, el tope para créditos es de 600 mil pesos y para subsidios de 250 mil pesos, pero además hay topes para el pago de servicios, de 15 mil pesos, cuando debe 90 mil de luz. Hay comerciantes que ya tienen varios créditos tomados y no pueden endeudarse más. También se preguntó dónde están los fondos, porque de los datos aportados por Castiglione se desprende que solamente utilizaron “el 7,7%” del total disponible
Además, dijo que exigen el 931 pago, ingresos brutos pago y autónomos pago, cuando “no estamos facturando desde hace cuatro meses y medio”. “La ministra hace mención a que no estaban lentos con las tramitaciones. Yo no conozco todos los casos, pero puedo hablar del mío en particular. Nosotros no estamos representados por ninguna cámara, somos un grupo de comerciantes, en su mayoría gastronómicos, y nos hemos autoconvocado porque no tenemos alguien que nos respalde”, dijo por Radio Universidad 93.5. 
“En mi caso particular, pedí la información el 8 de mayo, presenté toda la documentación en el Ministerio de la Producción. A mediados de junio nos contaron que se derivaba a través de la ley PROGRESO, que iba a manejar el INFUETUR. El 29 de junio me dieron el okey de que estaban todos los papeles, y recién me llamaron el viernes 31 de julio luego de la repercusión por las notas que habíamos hecho los días previos. Ahí me informaron que calificaba para un préstamo de 600 mil pesos o un subsidio de 250 mil pesos”, indicó. 
Tenía que tomar una u otra, no había posibilidad de tomar las dos opciones. La línea de crédito yo ya la tomé a través de un banco privado, y la realidad es que siguen ofreciendo créditos como si eso fuera una solución, pero no lo es para nada. La pandemia se declaró el 16 de marzo, llevamos 142 días y no se otorgó prácticamente nada en créditos y subsidios. Hablan de 620 solicitudes y, si uno mira esa solicitud, por poco piden hasta el certificado de COVID negativo, porque es lo único que faltaría que pidan”, cuestionó. 
“Empezaron a pedir la documentación en junio, cuando ya teníamos más de tres meses de pandemia. Piden la documentación lógica, la información de si es una empresa unipersonal, una SRL, una SA, pero además piden los formularios 931 pagos, el de ingresos brutos pago, el de autónomos pago, y cómo vamos a seguir pagando si no estamos facturando. Es una pregunta que me gustaría que respondan”, reclamó. 
“Yo pertenezco a una firma propietaria de un restaurante de pizza y pasta. Tengo siete personas a cargo. Antes tenía otro restaurante y lo tuve que cerrar porque no tuve apoyo. Tuve un solo préstamo del Banco Tierra del Fuego, que no sé cómo voy a hacer para pagarlo, y no pude sostenerlo más. Fui de los pocos que accedió a ese préstamo, porque hay gente que no puede cumplimentar los papeles. En mi caso es una SRL, en otro caso tenemos una familia que es propietaria del negocio y tienen a uno de los hijos trabajando. Están atrasados con el alquiler no sólo del local sino de sus viviendas. En general nos mandan al Banco Tierra del Fuego y, si somos sujetos de crédito, lo otorgan; si no, ven cómo derivan para el subsidio, pero para el subsidio hay un tope para cada cosa”, explicó. 
“Los subsidios son hasta 250 mil pesos. En servicios básicos o impuestos el tope es de 15 mil pesos, y yo en el negocio debo aproximadamente 90 mil pesos de luz. El tope para el pago del alquiler es de 70 mil pesos, y hay que ver cuánto sale un alquiler en calle San Martín”, dijo, teniendo en cuenta montos que van de los 400 mil al millón y medio, según había expuesto Walter Agra. 
“En algunos casos han hecho una quita, pero no se da en todos los casos, y esta es una decisión particular de cada propietario. Hay gente que puede entender más la situación y gente que vive solamente del alquiler. Llevamos cuatro meses de pandemia y, si dan un tope para el alquiler de 70 mil pesos, no llego a cubrir un mes ni siquiera con la reducción”, expresó. 
“Los dichos de la señora ministra no se condicen con la realidad. Los que somos sujetos de crédito no queremos tomar más créditos. Hay uno de los comerciantes que tiene cuatro créditos tomados. Por otro lado dice que otorgaron alrededor de 80 millones, de mil cien millones que tiene disponibles. Esto representa el 7,7% del total y no sabemos dónde está el resto del dinero”, se preguntó. 
“La ministra dice que están ofreciendo préstamos de dos millones y medio para actividades productivas, primarias, servicios de la producción, con seis meses de gracia y una tasa del 12%, y está claro que ningún gastronómico accede a esos montos y a esas tasas. El tope es de 600 mil para préstamos y de 250 mil para subsidios”, reiteró. Con la actividad “totalmente paralizada desde hace cuatro meses y medio que llevamos de pandemia”, hasta ahora la ayuda concreta vino del gobierno nacional. 
“Nosotros estamos recibiendo la ayuda de los ATP a partir de mayo, lo de abril todavía está en estudio para el Estado nacional, y se hace muy difícil”, dijo. 
Río Grande sin representación: Por otra parte, se le preguntó sobre esta decisión de autoconvocarse, cuando existe una cámara. “En el grupo tenemos tres participantes de Río Grande y nos hemos enterado de que la Cámara Hotelera-Gastronómica que está en Ushuaia no tiene representación en la zona norte y los comerciantes con los que hablamos se enlistaron en la Cámara de Comercio. Yo estoy asociado a la Cámara Hotelera-Gastronómica de Ushuaia, pero no vengo teniendo respuesta, y los colegas de Río Grande ni siquiera tienen contacto, por esto están con la Cámara de Comercio”, sostuvo. 
“Cuando arrancamos la pandemia, Claudia Fernández –presidente de la Cámara de Comercio de Ushuaia- nos invitó a participar de un zoom para ver a qué podíamos llegar, y nunca pudimos avanzar con nada. Estamos buscando que el gobernador nos atienda, porque no le está llegando la información correcta, o no quieren ver la situación”, manifestó. 
“Parece que no terminan de entender cuáles son las necesidades del rubro. Nosotros empezamos a ver de qué manera nos podía atender a mediados de junio. Empezamos a juntarnos y presentamos la nota en Casa de Gobierno el 2 de julio. Al día de la fecha no hubo respuesta. Queremos explicar nuestra problemática y tratar de brindar soluciones que nos sirvan a ambas partes, porque de esto se sale juntos, la parte privada y el Estado”, subrayó. 
“Esperamos que haya algún tipo de respuesta en estos días y que después de hablar con el gobernador, plantearle nuestros problemas y las soluciones que proponemos, podamos empezar a salir adelante. Necesitamos salir adelante todos los que vivimos en Tierra del Fuego”, enfatizó. 
Finalmente dio cuenta de los puestos de trabajo perdidos, más los que están en riesgo. “Según los datos que nos dio el gremio gastronómico, había entre 5.000 y 5.500 trabajadores hasta febrero de este año, y el último mes apenas llegan a 3.700. Esas son todas fuentes de trabajo que se perdieron. Hay gente que ya no puede afrontar los sueldos de julio, que tiene que empezar a pagar ahora. A algunos que en estos días les otorgaron un subsidio, a partir de las repercusiones, y van a pagar ahora pero patean la agonía hasta el próximo mes”, concluyó.

Previous ArticleNext Article

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *