Preocupación entre los docentes por la falta de recursos de los alumnos para la educación virtual

Con  la pandemia se evidenciaron los problemas referidos a la falta de recursos informáticos de los alumnos de la provincia, ya que muchos no cuentan con computadoras o teléfonos para poder acceder a las clases virtuales. Tampoco todos cuentan con un fácil acceso a internet.

Además, continúan los reclamos del sector docente por la falta de un acuerdo salarial.

“Observamos con mucha preocupación que el sueldo está muy por debajo de la canasta básica”, dijo Cynthia Cepeda, docente integrante de la Agrupación de docentes fueguinos “La Roja”.

Y explicó que “en febrero se decidió comenzar las clases, se había llegado a un acuerdo y se aceptó un aumento del 20%, que llevó el cargo a $30 mil, con el compromiso de discutir la cuestión salarial en mayo o en agoto, pero esto no se cumplió. Recién este mes, en septiembre, nos pagaron la primera cuota de marzo, de lo que nos deben del acuerdo. Los meses que nos adeudan los van a seguir pagando en cuotas”.

Y agregó que “desde el gobierno se dijo que nos iban a pagar material didáctico e internet, pero tampoco lo pagaron. Dijeron que lo iban a pagar todo junto y tampoco hemos sido informados. Esto de material didáctico e internet no alcanza, con $2000 no pagamos internet”.

En cuanto al cambio de modalidad durante la pandemia, la docente señaló que “hubo distintas formas de llevar a cabo las clases virtuales, algunos han optado por clases por zoom, pero vemos que hay una baja participación de las familias porque muchos no tienen acceso a internet o computadoras para poder conectarse”.

“Los estudiantes tampoco cuentan con un apoyo. Los que estamos dentro del aula sabemos que los alumnos requieren un acompañamiento que tampoco tienen en las clases virtuales”, dijo.

“Propusimos que desde el gobierno se vea esto y se les facilite a las familias netbooks y la posibilidad de acceder a internet. Porque aquí se ve la brecha que hay”, concluyó.

Educacion : este año no habra alumnos repitientes y en TDF no hay fecha cierta para la vuelta a clases presenciales.

El Consejo Federal de Educación, que reúne a los ministros de todas las provincias, aprobó el marco general del régimen de promoción para los alumnos de la sala de cinco años del nivel inicial, último grado del primario y último año del secundario, en el contexto de suspensión de clases por la pandemia de coronavirus. 
En declaraciones a FM La Isla, la la ministra de Educación provincial, Analía Cubino, explicó que durante el encuentro “se definió a nivel federal que todas las provincias vamos a estar cubiertas con la misma normativa para que 2020 y 2021 constituyan una sola unidad pedagógica, y esto significa que todo lo que se ha cursado este año, de la manera que pudo cada estudiante, son contenidos que van a ser reconocidos y las instituciones van a trabajar para acreditarlo”. 
“Son dos ciclos lectivos que van a configurar un gran ciclo, es decir una unidad pedagógica para 2020-2021, todos los chicos que están cursando este año, el próximo van a acreditar los dos ciclos en distintas instancias, por lo que la promoción no va a ser automática y no es que de este año pasan al siguiente y nos olvidamos”, explicó. 
En ese sentido, la funcionaria mencionó que “los chicos que están terminando la secundaria son los que vamos a priorizar con una estrategia distinta para la promoción, y va a tener que ver con un trayecto curricular específico y que van a terminar el 30 de abril del año que viene”. “Vamos a tener un trayecto curricular de finalización de nivel secundario, vamos a continuar con todas las estrategias que se puedan y en febrero vamos a volver a una estrategia que las provincias vamos a plantear, que quizás pueda tener días en la escuela o días de práctica, en el caso de las escuelas técnicas, y que les va a dar un tiempo más a estos chicos y chicas del último año de la secundaria, que van a tener hasta abril para poder acreditar y terminar”, agregó. 
Además, la funcionaria señaló que en el caso de los estudiantes que deban materias “se analizará caso por caso y en esto habrá un gran trabajado de los equipos directivos para poder acompañar cada trayectoria escolar”. 
El retorno a las aulas: Durante el regreso paulatino a las escuelas, que en Tierra del Fuego no tiene aún fecha cierta, el Consejo Federal acordó que convivirán tres formas de transitar la educación: presencial, no presencial y combinada. Para los alumnos del último grado del primario, “la formación se extenderá hasta marzo del 2021 y la evaluación final de los aprendizajes se hará en los meses de diciembre de este año y en marzo del 2021”. 
El CFE aprobó para este nivel que los alumnos que no alcancen los logros establecidos en la evaluación de marzo del 2021 “pasarán al nivel secundario bajo la figura de promoción acompañada”, lo que implica que recibirán enseñanza complementaria a lo largo del 2021. Para los estudiantes del último año del secundario, se reorganizarán los aprendizajes bajo la figura de “Trayecto Curricular de Finalización del Nivel Secundario 2020”, el que tendrá aprobación obligatoria. 
En este caso, de acuerdo al documento aprobado por la CFE, habrá evaluaciones en los meses de diciembre de este año, marzo y abril del 2021, mientras que los espacios de formación “se ofrecerán como mínimo durante el mes de febrero del 2021”. “Hemos logrado generar los consensos federales en torno a las respuestas que requieren los desafíos pedagógicos que tendremos que afrontar en el corto y mediano plazo. 
El Ministerio de Educación destacó, a través de un comunicado, que, tal como se había anunciado, el año 2020 se integrará al 2021 como un solo bloque de Unidad Pedagógica en el que se reorganizarán los contenidos. Respecto a cómo serán las evaluaciones o acreditación de saberes, el CFE determinó que “podrá ser expresada en informes descriptivos y conceptuales para que cada jurisdicción decida cuándo y con qué finalidad repone el uso de escalas de calificaciones”. 
Por otro lado, también se aprobaron los lineamientos generales del Programa “Acompañar: Puentes de Igualdad”, cuyo objetivo será facilitar la reanudación de trayectorias escolares que hayan sido interrumpidas por la pandemia del coronavirus, que agravó las desigualdades del sistema El programa busca además “alentar y propiciar la continuidad en los estudios de todas las y los estudiantes, en todos los niveles del sistema”. 
Otro punto aprobado en el CFE fue el marco federal de las orientaciones curriculares 2020-2021. En este aspecto se reorganizarán los contenidos en base a la organización que tengan las provincias , con el objetivo de lograr un “reordenamiento temporal de mayor alcance al año calendario o año escolar”.

El Ministro de Educacion, indico recien cuando haya una vacuna, volveran todos los alumnos a clases.

El ministro de Educación, Nicolás Trotta, afirmó que “el año no está perdido” y adelantó que “el regreso a clases va a ser complejo”. “No vamos a poder volver todos hasta que no haya una vacuna” Trotta, aseguró que, pese a los cuatro meses de clases a distancia por la pandemia de coronavirus Covid-19, “el año no está perdido”, aunque adelantó que desde su cartera hay “incertidumbre” sobre la posibilidad de retornar al periodo lectivo con la modalidad presencial diaria desde el mes de marzo de 2021. 
“El regreso a las clases va a ser complejo en el marco de una pandemia”, manifestó el funcionario que remarcó el trabajo en conjunto y colaborativo con todas las provincias y la comunidad educativa para llevar adelante un plan que aborde “lo epidemiológico y sanitario y lo relacionado a la garantía de los saberes”. 
“Tenemos que rediseñar la promoción del ciclo lectivo 2020, que, por supuesto, no va a implicar la promoción de todo el año”, volvió a subrayar Trotta tal cual lo hiciera hace dos días en una entrevista radial A modo de proyección, advirtió que habrá “uno, dos o tres años porque hay incertidumbre sobre el momento de resolución de la pandemia y la recuperación de la normalidad en las aulas” y, como consecuencia, los años serán “extraordinarios”. 
“Vamos a tener años extraordinarios: un niño que el año que viene hace quinto grado, seguramente tenga contenidos de cuarto, también. Y eso nos va a llevar algunos años de articulación hasta garantizar todos los aprendizajes”, enfatizó el ministro. 
En ese sentido, puntualizó: “Tenemos incertidumbre si vamos a poder hacer clases diarias a partir de marzo del año que viene”. 
Asimismo, consideró que “el año no está perdido” y destacó el “esfuerzo que están haciendo los chicos en casa y los maestros a la distancia” en una “Argentina muy desigual”. 
“Lo más responsable que tenemos que hacer nosotros es garantizar el aprendizaje y que la promoción sea sobre lo saberes que realmente adquieran los chicos dentro del aula en una Argentina enorme en donde el regreso va a ser distinto según la realidad epidemiológica”, apuntó.

Así será el regreso a clases: tapabocas desde 1º grado, grupos rotativos y distancia de 2 metros

En grupos rotativos, con tapabocas desde primer grado, escalonado y sin aglomeraciones en los recreos, así será el regreso a clases que, aún sin fecha, fue acordado por los ministerios de Educación de la Nación y las provincias, según se informó este domingo en el reporte diario sobre coronavirus.

El anuncio fue realizado por Diego Golombek, director del Instituto Nacional de Educación Tecnológica, quien reconoció que “claramente las aulas ya no serán las mismas”.

“No tenemos ninguna certidumbre respecto al cuándo va a haber un regreso a las clases presenciales, si debemos estar muy preparados para que esto sea escalonado y obviamente seguro”, dijo Golombek.

Entre las medidas acordadas por todos los ministerios junto con especialistas de la cartera de Salud, están el distanciamiento de dos metros entre los alumnos en los lugares comunes y de un metro y medio dentro de las aulas; tapabocas obligatorio desde primer grado; evitar las aglomeraciones en la entrada y salida de los colegios; limpieza y ventilación frecuentes de las aulas; y protocolos de higienización y limpieza para el personal docente, no docente y capacitación para los directivos y las familias.

En cuanto a los espacios comunes, como patios, comedores o baños, el protocolo determina que también estarán limitados “en cuanto al distanciamiento físico y en cuanto al tiempo que se pueda pasar en cada uno de ellos”, señaló Golombek.

Durante el reporte que cada día brinda el Ministerio de Salud sobre la situación del coronavirus en el país, Golombek, biólogo e investigador del Conicet, señaló que el regreso a las aulas “va a estar dado por las condiciones sanitarias y epidemiológicas y eso está cambiando de momento a momento”.

Y recordó que “el cómo (será el regreso) es responsabilidad del ministerio de Educación”. En ese sentido, explicó como es el protocolo que fue acordado por un consejo asesor conformado por los ministros de todas las provincias, representantes gremiales, rectores, especialistas en epidemiología, higiene y salud, y representantes de los alumnos.

La primera parte de ese protocolo consiste en preparar las aulas para el regreso a las clases presenciales y adelantó que ninguna institución educativa podrá abrir hasta tanto no estén aseguradas esas medidas y cuenten con acceso al agua, jabón, alcohol en gel y productos de desinfección.

“La reapertura va a ser un proceso escalonado y esta preparación implica adecuar las instalaciones de los institutos educativos, tanto de la educación obligatoria como de los institutos superiores y universidades nacionales y privadas”, precisó.

Los horarios, adelantó el científico, serán escalonados y todavía se está trabajando con el Ministerio de Transporte para determinar la mejor hora para el ingreso y salida y así evitar aglomeraciones.

En cuanto a estas medidas, Golombek señaló que “son obligaciones mínimas que se tienen que cumplir, es un piso de aplicación obligatoria sin lo cual no se pueden abrir escuelas”. A partir de ese piso obligatorio “cada jurisdicción podrá emitir los lineamientos adicionales e incluso cada escuela, cada universidad puede tener un reglamento propio”.

“Este distanciamiento nos obliga obviamente a que haya muchos menos alumnos y alumnas en las aulas. Esto implica que no todos los chicos y las chicas van a ir regularmente sino que va a haber un espaciamiento en el regreso a las aulas y esto va a depender de cada provincia y cada institución”, sostuvo Golombek aunque aclaró que cada jurisdicción podrá evaluar cuál será la mejor opción “día por medio, semana por medio, distintos escalonamientos que van a ser determinados por cada jurisdicción”.

Sobre el momento en que se producirá el regreso a las aulas, adelantó que será una decisión de la autoridad sanitaria tomada en consenso entre Nación y provincias.

El protocolo fue aprobado de forma unánime por Consejo Federal de Educación, el Consejo Interuniversitario Nacional, y el Consejo de Rectores de Universidades Privadas.

Aprobaron protocolos para la continuidad de las clases en universidades públicas y privadas

Las universidades públicas y privadas aprobaron este martes el protocolo marco que deberán seguir para continuar el calendario académico que incluye la continuidad de la alternancia entre clases a distancia y presenciales, las cuales será determinadas por cada Universidad o Facultad según la cantidad de estudiantes, docentes, no docentes, investigadores y tamaño de los edificios.

El ministro de Educación Nicolás Trotta destacó que “la decisión del regreso físico a las aulas será tomada por cada rector y rectora una vez que la situación epidemiológica de cada región así lo permita y se garanticen las condiciones sanitarias establecidas en los protocolos”.

Por su parte, el secretario de Políticas Universitarias, Jaime Perczyk aseguró que se logró “preservar la salud de nuestras y nuestros estudiantes y docentes al momento de suspender la presencialidad”.

“También, logramos sostener el derecho a la educación pudiendo brindar un primer cuatrimestre en el que las y los jóvenes universitarios han accedido a clases virtuales y además, garantizamos la calidad académica para 2.200.000 de alumnas y alumnos”, indicó.

Las 57 universidades públicas y las privadas continuarán las clases en forma virtual iniciadas a partir de marzo o abril pasados, y sólo se suspendieron las clases presenciales en algunas carreras que requerían en forma necesaria la presencia de los estudiantes.

Ahora será cada universidad y facultad las que determinen de que manera se integran esas clases presenciales.

Los protocolos determinan que cada universidad y facultad evaluarán la necesidad de que los estudiantes rindan exámenes presenciales en función de las recomendaciones sanitarias que haya en cada localidad o región del país.

Además se estableció quien se autorizará el ingreso a cada facultad “sólo para las actividades programadas” mientras que habrá un “regreso escalonado a las actividades de investigación y extensión que no hayan sido consideradas esenciales durante la cuarentena, en particular las relacionadas con los trabajos de finalización de carreras de grado y posgrado”.
 

La decisión del regreso físico a las aulas será tomada por cada rector y rectora una vez que la situación epidemiológica de cada región así lo permita y se garanticen las condiciones sanitarias establecidas en los protocolos”

NICOLÁS TROTTA



Cada universidad deberá ocuparse de “acondicionar los espacios para asegurar el distanciamiento mínimo (1,5 metros) entre las personas” y deberán definir “un espacio para aislar a estudiantes y trabajadores en caso que presenten síntomas de coronavirus”.

También será cada universidad y facultad las que deberán determinar “los protocolos de ingreso y egreso asegurando que no haya aglomeraciones de personas y que se mantenga en todos los casos el distanciamiento mínimo”.

En cuanto al transporte se promoverá la utilización de la bicicleta o ir caminando para viajes cortos y a los que van en auto se los capacitará para desinfectar su vehículos.

Dentro de los edificios, todos los estudiantes y docentes deberán utilizar barbijos y se determinarán “circuitos de tránsito” para permitir la circulación y evitar aglomeraciones.

A diferencia de los protocolos para la escuela primaria y secundaria, a todos los ingresantes se les tomará la temperatura y si la misma es superior a 37,5 grados no podrán entrar a la facultad.

En cuanto a la infraestructura edilicia, deberá asegurarse la ventilación , demarcación de áreas de trabajo mapa de circulación de estudiantes, docentes, investigadores, extensionistas y no docentes y la señalética como herramienta comunicativa, con un distanciamiento en pasillos y otros espacios de dos metros

Cada universidad deberá determinar también “el número máximo de personas que podrán permanecer en un lugar determinado” y tendrán que “flexibilizar y establecer nuevos horarios y jornadas o turnos académicos para evitar aglomeraciones”.

En caso de detectarse un caso sospechosos de coronavirus, se suspenderán las actividades por un día para desinfectar y, si los estudiantes, conformaron grupos alternados para asistir a las cursadas, cada grupo no deberá mezclarse ni en las aulas ni en los pasillos.

En tanto, el grupo en el cual haya aparecido el caso sospechoso, “no deberá asistir a clases presenciales hasta que se confirme o descarte la presencia de coronavirus”, mientras si el docente mantuvo la distancia adecuada con el grupo afectado podrá seguir dando clases.

Además, el estudiante que haya tenido contacto con otro/a que fue categorizado como contacto estrecho por la cercanía con uno de sus familiares “no debe guardar ningún aislamiento y podrá seguir asistiendo a clases”.

Analizan el retorno a la actividad de los jardines maternales de la provincia

Tras observar que “si bien aún no tenemos la autorización del Gobierno Nacional para reabrir la actividad”, la ministra de Salud, Judit Di Giglio, anotó que el pedido en tal sentido ya fue elevado al Poder Ejecutivo Nacional “para avanzar” en esa posibilidad.

La citada funcionaria provincial anotó que con ese propósito “los municipios de Ushuaia y Río Grande ayudaron a los Jardines Maternales en la confección del protocolo”, que se tomarán como base para “generar un protocolo único en el seno del COE, el cual será difundido a través de la página web del Gobierno Provincial, junto a los protocolos de las demás actividades”.

Si bien destacó el tenor del encuentro con los representantes del sector, Di Giglio manifestó que se mostraron “ansiosos por retomar sus tareas”; pero aclaró que recién “cuando tengamos la autorización de Nación, coordinaremos acá la fecha de apertura de esta actividad”.

La Ministra comentó que los propietarios de los Jardines Maternales habían mantenido anteriormente una reunión con el ministro de Educación de la Nación, Nicolás Trotta, quien “les confirmó que las provincias tendrán autonomía para habilitar, o no, la apertura de las distintas actividades, en función de la realidad epidemiológica que registren”.

Cabe recordar, no obstante que en Tierra del Fuego los Jardines Maternales no están dentro de la órbita del Ministerio de Educación sino de la Secretaría de Comercio, porque están considerados como una actividad comercial.

En virtud de esto es que el tema se puede analizar por fuera de la planificación que viene realizando la cartera educativa provincial, en el seno del Comité Operativo de Emergencia.

Cubino aseguró que el regreso a clases se dará entre los meses de agosto o septiembre

La ministra de Educación, Analía Cubino, se refirió al regreso a clases en Tierra del Fuego y el protocolo sanitario aprobado ayer por el Consejo Federal de Educación.

“Ha sido de gran relevancia y un trabajo conjunto entre todas las provincias buscando generar un piso de lineamientos y recomendaciones para que cada distrito pueda hacer su propio plan jurisdiccional de regreso escalonado a la presencialidad”, señaló.

La funcionaria agregó que “fue un trabajo realizado por equipos con distintas ópticas y con un fuerte énfasis en todas las cuestiones humanas, materiales y sanitarias que se requieren para garantizar que este proceso se pueda dar en condiciones seguras”.

“Cada provincia se encuentra analizando posibles escenarios del retorno progresivo de las clases y organizando las capacitaciones al personal docente, no docente y a las familias”, subrayó la Ministra.

En este sentido, precisó que “en el momento en que se pueda retornar a las clases de forma presencial, probablemente entre agosto y septiembre,  se priorizarán los alumnos que están en el último año de cada nivel y luego los demás. Deberemos tomar en cuenta además una metodología bimodal donde un grupo de estudiantes irá determinados días y otro grupo otros días para sostener medidas de distanciamiento físico y de higiene”. 

“A la vez la organización escolar tendrá restricciones en su dinámica habitual y los espacios físicos estarán readecuados. Habrá uso obligatorio de tapaboca dentro y fuera del aula. No habrá recreos como los conocemos pero sí habrá tiempos de descanso. Habrá mucha organización con los docentes y con otros actores que están dentro de la escuela como el personal Pomys o los auxiliares”, destacó.

Cubino sostuvo además que “en estos días ya estamos manteniendo reuniones con las supervisiones y con los directivos. Lo vamos a ir haciendo particularmente con cada institución porque las condiciones de cada escuela son diferentes. Nadie va a poder volver al aula si no está capacitado con todas estas medidas. También al ingreso habrá alguien que tome la temperatura y un espacio para asistir y realizar los protocolos necesarios en caso de que se detecte fiebre”. 

Finalmente, la funcionaria se refirió a al nivel inicial y a la modalidad especial recalcando que “seguimos trabajando en las adecuaciones y protocolos. Para estos niveles tenemos que procurar otras condiciones porque no podemos pretender por ejemplo que niños tan pequeños utilicen tapaboca, pero se están pensando y trabajando los protocolos especiales para estos casos”.

Se aprobaron los protocolos para el regreso a las aulas

El documento fue presentado días atrás por el titular de la cartera educativa nacional, Nicolás Trotta, en conjunto con el Consejo asesor para el regreso presencial a las aulas y ya “cuenta con un amplio consenso entre todas las provincias que han participado en el proceso de elaboración”, informó el Ministerio.


Según se indicó, se trata de “un acuerdo federal que retoma las recomendaciones del Comité de expertos en diálogo con todos los actores del sistema educativo”.


“Los protocolos conforman un trabajo con lineamientos que se adaptarán a las realidades locales y están nutridos de la experiencia por la que han atravesado otros países en el ámbito educativo, como así también diversos sectores de la economía y la producción”, explicó la cartera en un comunicado.


El documento prevé dos instancias: una previa a la apertura de los establecimientos para garantizar las condiciones sanitarias necesarias, y otra que contempla el accionar cuando los establecimientos estén en funcionamiento, “siendo la situación epidemiológica de cada región el condicionante para el regreso a las aulas”, según se aclaró.

Nación presentó el protocolo para la vuelta a clases en agosto

El Ministerio de Educación de la Nación proyecta que el regreso a clases presenciales será, en la mayor parte del país, en agosto, una vez finalizadas las vacaciones de invierno.

La cartera, en conjunto con el Consejo Asesor para el regreso presencial a las aulas, presentó un protocolo que espera la semana próxima ser aprobado por el Consejo Federal de Educación, el Consejo Interuniversitario Nacional y por el Consejo Rectores de Universidades Privadas.

Según explicaron el ministro Nicolás Trotta y el director del Instituto Nacional de Educación Tecnológica (INET) y responsable del Consejo Asesor, Diego Golombek, el regreso a clases será con uso obligatorio de tapaboca, manteniendo siempre un metro y medio de distancia interpersonal, con aulas con pocos alumnos bajo la modalidad de “aula burbuja”, y sin actos ni encuentros. Además las instituciones deberán contar con las condiciones edilicias básicas y con los elementos de higiene necesarios.

Según Analía Cubino, Ministra de Educación de la provincia, “se trata de establecer un piso nacional de acuerdo, después cada jurisdicción va a ir estableciendo en qué modo se va a ir retomando la presencialidad. Hay distintas etapas para el retorno, lo que tiene que ver con condiciones edilicias y de transporte público”.

“Se va a continuar en un sistema dual, con presencialdiad progresiva pero con sostenimiento de la actividad remota, hasta tanto se encuentre una forma de inmunizar a la población”, dijo la minsitra por FM Masters.

El sistema dual: los alumnos irán algunos días a la escuela y otros días seguirán estudiando desde sus hogares. En el caso de confirmarse un caso positivo de covid-19 dentro de la institución, se deberá cerrar el establecimiento por un día y realizarse una exhaustiva desinfección.

Las instrucciones se dividen en dos partes: una dedicada al “antes de abrir las puertas” y otra al “una vez abiertas”. En la primera especifican que deberá haber capacitaciones para el personal docente y no docente; que se deberá preparar a las familias a través de una campaña en las cuestiones sanitarias vinculadas a la covid-19; desarrollar un plan de mantenimiento preventivo; asegurarse de contar con los insumos necesarios y adecuar las aulas para lograr el distanciamiento necesario, entre otras.

En el segundo grupo de indicaciones explican que deberá haber protocolos de ingreso y egreso a los establecimientos, como para el uso de transporte público y escolar. Se requerirá también mantener el constante distanciamiento social de un metro y medio y el uso de tapabocas. A su vez, detallaron que deberán cumplirse protocolos ante la confirmación de un caso positivo, y se deberán desarrollar estrategias para que quienes no puedan asistir a la escuela puedan continuar de manera virtual.

Otro de los detalles que dio el responsable del Consejo Asesor tiene que ver con la distribución espacial que deberán tener las aulas. Explicó que una de las ideas es llevar adelante un modelo de “burbuja”, que implicaría que por aula haya dos círculos de cuatro chicos -manteniendo la distancia de un metro y medio- y que eso permitiría que, si hay un contagio, sea más fácil la identificación de los contactos estrechos. Además indicaron que las jornadas serán con horarios reducidos y alternando días de trabajo en la escuela y en el hogar.

La universidad también fue contemplada en el protocolo. Educación informó que se implementará un sistema de clases a distancia con alternancia presencial; evaluación de la necesidad de exámenes presenciales de acuerdo con las recomendaciones sanitarias; estímulo del trabajo remoto; autorización de ingreso sólo para actividades programadas; y regreso escalonado a las actividades de investigación que no hayan sido consideradas esenciales durante la cuarentena.

Así será el protocolo con el que los alumnos volverán a las escuelas

El Gobierno presentó hoy el protocolo que se implementará para el regreso a las aulas en todo el país. Los lineamientos, que se aprobarán en el marco del Consejo Federal de Educación, incluyen medidas rigurosas de distanciamiento, de higiene y de asistencia alternada.

El ministro de Educación, Nicolás Trotta, reiteró que en agosto, una vez dejadas atrás las vacaciones, comenzaría la vuelta a clases presenciales en las provincias que tienen nula o escasa circulación del virus. “El Área Metropolitana de Buenos Aires y Resistencia, Chaco, son dos zonas que por ahora no entran en esa esquema. En las provincias patagónicas también es posible que la vuelta se produzca unas semanas después por el frío, pero la decisión final la tendrán los gobernadores”, planteó el funcionario.

El protocolo consta de dos etapas: la preparación para la reapertura de las escuelas y la aplicación de las pautas una vez que se produzca el retorno. Su construcción estuvo en manos del nuevo consejo asesor para la planificación del regreso a las aulas, un órgano plural que preside el científico y director del INET Diego Golombek y está compuesto por ministros provinciales, sindicatos docentes, representantes de colegios privados y especialistas en infectología, seguridad e higiene y pedagogía.

La primera fase contempla la capacitación a todo el personal docente y no docente para la “nueva normalidad”. Habrá una articulación de las carteras provinciales de Educación y Salud para lograr que todos los maestros reciban la vacuna antigripal y para que los chicos tengan el calendario de vacunación al día.

Las escuelas deberán contar con los insumos básicos de higiene, asegurar agua potable, jabón, alcohol en gel y cestos de basura. “Aquellos establecimientos que no cumplan con estas pautas mínimas deberán postergar el regreso. Los protocolos son cumplibles. No son disparatados para la realidad argentina. Cada jurisdicción podrá hacer los ajustes pertinentes, pero estas son las pautas mínimas”, remarcó Trotta.

El distanciamiento social en los establecimientos será de 2 metros en los espacios comunes y de al menos 1,5 metros en las aulas. De acuerdo a las autoridades, no hay margen para ampliar la infraestructura escolar, por lo cual, habrá una división de los grados que concurrirán en forma alternada. La prioridad para el regreso la tendrán los últimos cursos de los niveles, tanto de primaria como de secundaria.

Otro punto clave será el transporte público. Más del 25% del movimiento, sobre todo en las regiones metropolitana, se corresponda la actividad escolar. El documento promueve el escalonamiento en los horarios de ingreso y salida de los establecimientos para no saturar el transporte ni generar aglutinamientos en los accesos.

En la fase 2, una vez que se inicie el regreso a las escuelas, será obligatorio el uso de tapabocas en primaria y secundaria tanto para alumnos como docentes en todo momento: tanto en las aulas como en los espacios comunes. Los docentes, incluso, podrán agregar una máscara para mayor protección. Estarán prohibidos los eventos o celebraciones masivos y se insistirá en la necesidad de limpieza y desinfección constante.

Si se detectara un caso sospechoso o positivo, se procedería a hisopar al estudiante o docente, a su aislamiento y al rastreo de sus contactos estrechos. Al día siguiente estarían suspendidas las clases en la escuela y se dedicaría a tareas de desinfección.

Una de las recomendaciones que Nación planteará a las provincias es trabajar con aulas en “burbujas”. “Se suele hablar de un máximo de 15 alumnos por aula, pero ese dato es incorrecto. El número variará de acuerdo a la capacidad de cada aula. Además del modelo de disposición tradicional, con los alumnos mirando hacia el pizarrón, proponemos un modelo con dos o tres grupos de no más de 4 alumnos en los vértices del aula. Traería una ventaja si se detectara un caso: solo se aislaría a los integrantes del grupo. Pero también sabemos que vamos a volver raros, con las bocas tapadas e incertidumbres. Este modelo nos permite vernos”, explicó Golombek.

La asistencia alternada, algunos días sí y otros días no, volverá a traer la dificultad del cuidado de los chicos. Por eso, las licencias vigentes se mantendrán en una primera etapa para que uno de los padres acompañe a sus hijos en el hogar. En esa línea, también se buscará que los hermanos concurran a clases los mismos días.

En las últimas semanas, algunos países que reabrieron las escuelas debieron dar marcha atrás por nuevos brotes de Covid-19. Ante la consulta, Trotta sostuvo que es una posibilidad que se contempla. “Nos basamos en experiencias internacionales, tanto de apertura como las marcha atrás. Si llegado el momento hay que suspender la concurrencia en algunas escuelas o jurisdicción, no vamos a dudar un minuto en hacerlo. Eso no es una derrota. La consigna va a ser cuidar siempre la salud”, afirmó.

El documento también comprende un protocolo para el nivel universitario, que estipula las mismas medidas en términos de distanciamiento, higiene y alternancia, pero contiene especificidades para áreas como investigación o prácticas en carreras que necesitan de presencialidad como Medicina. Esos lineamientos serán aprobados por los consejos que nuclean a las universidades nacionales y privadas.