A Macri sin crédito político ni financiero, todo se le hace cuesta arriba

Sergio Massa lo intuyó el 14 de abril, cuando el dólar apenas había asomado medio pie afuera del desfiladero de los 20 pesos. Federico Sturzenegger acababa de vender 2.000 millones de las reservas del Banco Central la semana previa y el Gobierno procuraba instalar la idea de que ya era suficiente esa devaluación, desde los $17,50 de inicios de diciembre. En Chicago, el líder del Frente Renovador aguardaba para hablar ante “Masters Argentina”, un nucleamiento de estudiantes criollos de posgrados estadounidenses que no oculta su simpatía hacia la administración Cambiemos. El economista Fernando Álvarez, profesor en esa ciudad, insistió tanto en el panel previo con que el Gobierno debía “cuidar la macro” que Massa se acercó a preguntarle por qué. El hombre no se anduvo con rodeos: “Creo que el mercado ya le sacó a la Argentina todo lo que tenía para dar. Si tuviera que decidir hoy sobre una cartera, yo vendería todos los activos argentinos”.

El exjefe de Gabinete se fue cavilando que el tipo sería un loco o un genio, pero por las dudas le recomendó al intendente de Tigre, Julio Zamora, que dolarizara los fondos de reserva del municipio. La apuesta resultó tan rentable como la decisión del flamante presidente del Banco Central, Luis Caputo, de bajarse de la bicicleta de las Lebacs el 17 de enero con el dinero de la cuenta comitente en la financiera CIBSA que comparte con su esposa Ximena Ruiz Hanglin. Desde mediados del año pasado, las arcas tigrenses recibieron más dinero por sus inversiones en bonos, letras y dólares que por lo que pagaron de ABL sus vecinos.

Ernesto Stein, el economista que compartía panel con Álvarez en Chicago, se había entusiasmado mucho apenas asumió Macri. Al punto que el Ministerio de la Producción lo convocó en 2016 como consultor del degradado Lucio Castro, durante dos años encargado del desafío de transformar productivamente al país y ahora simple asesor de Francisco “Latin Lover” Cabrera en el mismo Banco de Inversión y Comercio Exterior (BICE) donde el exministro acaba de desembarcar con tres secretarias y un “chófer” (sic) que también le cocina al jefe los panqueques para el desayuno. “Veo programas muy interesantes y agresivos en apoyo al emprendimiento. Y un equipo de trabajo muy competente”, decía Stein en esos primeros meses de enamoramiento.

Desde entonces parece haber transcurrido una eternidad. Y desde las elecciones del año pasado también. El Presidente consumió una parte del capital político que cosechó en octubre al intentar pasar por el Congreso las tres reformas (tributaria, jubilatoria y laboral) de las que solo consiguió dos. El resto se fue con la corrida al dólar y la incertidumbre que ahora se cierne sobre los bolsillos de muchos de sus votantes. Como el riesgo país, su popularidad volvió al nivel previo a su victoria de 2015. Un nivel que casi aniquiló sus chances de reelección y lo convenció de que para sobrevivir debe sacrificar en el altar del ajuste a sus dos alfiles, María Eugenia Vidal y Horacio Rodríguez Larreta, tal como le exige el peronismo no kirchnerista para ayudarlo a aprobar las leyes que necesita como el agua.

A esa oposición envalentonada, repentinamente renuente a seguir donando gobernabilidad mientras la acusan de golpista y corrupta, le interesa especialmente que Vidal y Larreta se hagan cargo del costo de subsidiar el transporte metropolitano. Son 50.000 millones de pesos al año, el doble de lo que gasta el Estado nacional en subvencionar a Edenor y Edesur. El peor escenario posible para la gobernadora y el intendente: anunciar subas del boleto que creían que solo anunciaría el incombustible Guillermo Dietrich. Un hombre que no siente vértigo al estampar su firma en bombas de tiempo judiciales como que hizo suya el martes: la prórroga hasta 2030 (sin licitación) de la concesión de los accesos Norte y Oeste para Abertis e Impregilo, las dos contratistas extranjeras socias del grupo Macri en Autopistas del Sol hasta el año pasado.

Presupuestos y algo más
Los moderados del PJ como Massa, Miguel Pichetto y Diego Bossio, saben que sus acciones subieron y no tienen ningún incentivo para seguir colaborando con a Macri. Tampoco saben qué les depara el futuro, en gran medida condicionado a que la silente Cristina Kirchner decida postularse para volver a la Rosada o no. Pero sonríen ante una crisis política que esta vez nadie puede acusarlos de haber acicateado. Los que olieron la sangre primero, en esta ocasión, no fueron ellos sino los lobos de Wall Street.

Para el oficialismo es al revés. Lo que antes era un trámite, aun sin mayoría parlamentaria, se convirtió en una odisea. Lo que era caro se hizo impagable. El Presupuesto, por ejemplo, ya se insinúa tan conflictivo que el Presidente lanzó a correr la versión de que prefiere gobernar sin él. Del mismo modo que los economistas no ven motores para el crecimiento del 2% que augura el entusiasta Nicolás Dujovne para 2019, el mundo de la política no cree que Macri pueda revertir el deterioro adicional que sufrirá su imagen con la estanflación que generó la disparada del 55% del dólar. Una suba que, por otra parte, cuesta adjudicar a las “turbulencias globales” porque cuadruplica a la de la divisa en Brasil, donde se registró la segunda devaluación más fuerte de la región.

Los que no avisaron todavía si aceptarían que Macri navegue sin presupuesto son sus nuevos socios en el poder, con oficina en la calle 19 de Washington. Aunque el directorio ejecutivo del FMI ya aprobó el programa standby con la Argentina por us$ 50.000 millones y el desembolso que ya ejecutó por los primeros 15.000 millones, todavía faltan la aprobación plenaria y el reporte del “staff”, donde cunde el desconcierto por la dinámica que adquirió la crisis. Y en especial por el uso de los fondos que giraron.

Por convenio constitutivo y por práctica histórica, el Fondo no acepta que se usen sus préstamos para doblar o torcer el tipo de cambio “natural” entre monedas. En términos simples, no presta dólares para que los gobiernos se los vendan barato a sus habitantes. La violación de otras condiciones puede perdonarse con un “waiver”, pero si todo el desembolso inicial se destina a apagar el incendio de la corrida, el staff puede argumentar que se violó la letra del acuerdo y no se trató de un mero “desvío”. Al FMI le interesaba volver al Cono Sur (éste es el primer programa condicional desde el de Perú en 2007) y sus controlantes del G-7 ven en Macri un dique contra el populismo, pero ¿alcanzará para esconder tanta desprolijidad bajo la alfombra?.

No es el único problema. Macri ya tiene que explicar por qué uno de los dos firmantes del acuerdo (Sturzenegger) fue eyectado de su silla a la semana siguiente. Y su reemplazante en comisión, Luis Caputo, no tiene garantizada la venia del Senado ni mucho menos. Después de charlarlo con Massa y con el gobernador pampeano Carlos Verna, Pichetto le transmitió a Federico Pinedo su negativa a discutir su pliego siquiera en comisión. “Hablémoslo en septiembre. Si llega a septiembre”, le dijo secamente.

Austeros pero no tanto
Caputo tiene otros dolores de cabeza, menores, que empiezan a agotar su corta paciencia de operador bursátil. Uno de ellos es la pesada herencia de su antecesor. Y no precisamente los 19.000 millones de dólares que sacrificó de las reservas. Pese a que al asumir prometió que todos sus colaboradores se irían con él, sin cobrar indemnización, Sturzenegger dejó el Central minado de economistas que no se quieren ir, como rezaba el título del libro que publicó en 2013 para burlarse del entonces ministro de Economía, Hernán Lorenzino.

El gerente general del Central, Mariano Flores Vidal, es el que más insiste en quedarse. Dice contar con el apoyo de Macri y hasta llegó a argumentar ante enviados de Caputo que tiene cinco hijos que alimentar, algo que no lo frenó a él a la hora de despedir a empleados de la anterior gestión apenas asumió. Y que tampoco tuvo en cuenta Hernán Lombardi en su lista de 354 periodistas despedidos de Télam.

El joven Francisco “Paco” Gismondi tampoco renunció y dijo que él no llegó con Sturzenegger. Por ahora sigue. Igual que Horacio Tomás Liendo (hijo y nieto), quien ofreció a Caputo su silla en el Directorio pero a cambio de un lugar en la planta permanente. Un puesto que seguramente le resultará más rentable al bufete de abogados de su familia (que asesora a todos los grandes bancos de la plaza local) que a él mismo. Otro caso que complica la transición es el de Andres “Andy” Neumeyer, el economista jefe que llevó Sturze, quien se despidió del personal y hasta fue borrado de la web del Central.

Fuentes de Reconquista 266 aseguran que la renuncia no se hizo efectiva y que, por tanto, su salario de seis cifras se sigue devengando. Igual que el de Nicolás Gadano, subgerente general de Administración que se fue al Ministerio de Hacienda pero sigue en comisión, con el sueldo del Central. Un beneficio que su antiguo jefe les negó sistemáticamente a otros, porque violaba la independencia del ente.

Todos seguramente avergüencen a Sturzenegger. Y hasta quizá lo preocupen en términos macro, porque siempre adjudicó la inflación exclusivamente a la emisión de pesos. Y los gastos del Central, se sabe, se cubren con más emisión. Al final el único auténticamente austero era Lucas Llach, que renunció al cargo de vicepresidente y se recluyó a mirar el Mundial y a tuitear contra Sampaoli desde su casa. Ni siquiera lo imitó el físico Demian Reidel, el otro vice. A los dos días de su despido con causa ya estaba navegando con amigos banqueros a miles de kilómetros, sin reparar en lo caro que está el euro.

Alejandro Bercovich-BAE negocios-

Elige tu propio Alfonsín

1: El nuevo Illia Arturo Illia presidente sale de la casa de gobierno para leer el diario en un banco de la plaza de mayo. Ahhhh, el éxtasis republicano. ¿Fue verdad? No importa, será posverdad. Simplemente supongamos que a media mañana sale con el diario para leerlo en la plaza pública. Es una imagen escolar: frente a la casa de gobierno y frente al sillón presidencial aparece el sillón del ciudadano donde sentarse a leer. Illia leía el diario, se llenaba de polvo de ladrillo el pantalón, picoteaban las palomas a su lado, un ciudadano presidente mientras alrededor empezaba todo el mundo a calentar los motores de la guerra. Un hombre común que lee la prensa con la ceja levantada y saluda a las amas de casa y a las mucamas y a los jubilados y a los que venden garrapiñadas.

Se hicieron un picnic hace cincuenta años con el pobre Illia pero ahí está ahora: el mito de la honradez, la figura espléndida de los republicanos, un pasteurizado. Débil, viejo, maltratado, digno, pobre, sin mayorías. Más o menos como quieren que sean los políticos. En el amor corporativo a su figura se alumbra esa hilacha. Pensemos en Mariano Grondona: tardó décadas en pedirle perdón al hijo de Illia, porque tardó décadas su clase en perdonar a Illia (¿no fue acaso un presidente desafiante?). Bajaba a leer el diario a un banco de la plaza porque era como un jubilado, la suma de todas las debilidades que forman una “estatura moral”. República = políticos débiles.

¿Y Alfonsín? Alfonsín es la figura en disputa. Algunos hechos recientes refrescan este homenaje “republicano”, una figura también castrada. La estatua platense que acaba de ser inaugurada, en la que se lo ve cabizbajo, caminando en los jardines de Olivos, junto al presidente electo, Menem, que ya había puesto quinta y casi flotaba al lado de “Don Raúl”. 1989. ¿Por qué ese Alfonsín de bronce? Porque para liberales y republicanos Alfonsín tiene dos condiciones: es un demócrata y es un derrotado (es un demócrata porque es un derrotado). No sólo derrotado por fuerzas reales (CGT, capitanes de la industria o Carapintadas), sino derrotado por la Historia: la estatua que no se animan a hacer es la “del otro”, la de Menem, que fue el que consumó la democracia real porque consumó el otro consenso pendiente en los 80… el del capitalismo. ¿Por qué no hacen la estatua de Menem? ¿Por qué siempre celebran el otoño del patriarca demócrata? Porque celebran su derrota. Porque el porfiado gallego no se convenció nunca del todo de la solución capitalista para los problemas argentinos. Y fue débil, o sea, “democrático”. Si bien para el delirio macartista de una parte de las clases altas, como escribió Charly Feiling en “El agua electrizada”, Alfonsín era un presidente del ERP, al final se lo comieron crudo. Se fue antes. Reconoció como su mayor logro darle el poder al otro, que era otro presidente y de otro partido. Pero el tiempo hizo lo suyo. Y esa clase que lo condenó ahora escribe el adagio de un Alfonsín gandhiano, campechano, débil, más bueno que Lassie, que soportaba todo y negociaba todo: los paros generales, las agachadas peronistas, las sublevaciones militares. Es el nuevo Illia, “otro hombre que no entendimos a tiempo”. En ese Alfonsín que se consagró “devolviendo el poder” se arma el Alfonsín de Cambiemos: radicales que aceptan las condiciones, su asimetría frente al poder del otro.

2: El pacificador

Se presentó estos días un buen documental en el Bafici del director Sergio Wolf (“Esto no es un golpe”), en el que revisa los hechos de un momento sobre-interpretado y sub-narrado: la sublevación de Rico en la semana santa de 1987. Entre decenas de detalles de esa guerra intraestatal (la SIDE paralela, las trenzas de palacio, la noche que la Coordinadora pasó enfierrada adentro de la Casa Rosada), Wolf construye la parábola sobre la frase histórica: “La casa está en orden… y no hay sangre en la Argentina”. Si la historia por izquierda se cargó a Alfonsín por aquellas “leyes del perdón” (la casa estaba en orden porque Alfonsín había negociado), Wolf cierra el círculo: Alfonsín evitó el derramamiento (“no hay sangre en la Argentina”). Wolf reconstruye su antigua percepción de joven iluso que no “entendió” en su momento a Alfonsín y ahora sí. Una postal del documental es un elenco de la clase política (desde Jesús Rodríguez y Stubrin hasta Eduardo Amadeo y Carlos Grosso) entre la multitud agolpada en la puerta del Regimiento puteando a “los formidables guerreros en jeeps”, como cantaban Los Redondos, una decena de militares que se mantuvieron por días despiertos a base de anfetas y que parecían siempre a un segundo de abrir fuego. Jesús Rodríguez aparece a grito pelado con un suéter escote en V puesto al revés tratando de que no se desmadren los militantes.

Alfonsín negoció todo menos pagar su propio costo: comienza el derrumbe de su mito primaveral. La época entendió que Alfonsín cedió. Wolf es poco generoso sobre el apoyo incondicional que recibió del peronismo de primera línea (Cafiero y Ubaldini), y expone la caricatura que los testimonios de los militares no pueden evitar brindarnos. Rico vuelve a repetir que no quería hacer un golpe pero su gesta tenía una consecuencia miserable: mostrar que Alfonsín era el jefe de las fuerzas armadas al precio de no usarlas. ¿Y qué usó? La negociación política. ¿Y qué es una negociación política? El triunfo de las partes. Alfonsín articuló con la sublevación su vieja idea de la cadena de mandos de la represión (la obediencia debida ya estaba en el plexo de su propuesta en 1983, sólo que sí quería juzgar a las juntas, en una apuesta de valentía inmensa que los peronistas de entonces no quisieron jugar). Se terminaba definitivamente la luna de miel entre la izquierda social y Alfonsín. Al menos, por varias décadas. Pese a que quedó pegado a la Obediencia debida, se gestiona y se legisla “para siempre”, pero se escribe en la arena: el tiempo borró esas leyes y escribió otras. La historia siempre continúa.

3: El Chicho

El kirchnerismo (sobre todo a partir del liderazgo de Cristina y su reciente alianza irrompible con Leopoldo Moureau) fueron contribuyendo a una relectura de Alfonsín por izquierda, un presidente peleado con las corporaciones, que buceó en las raíces peronistas y radicales para encontrar la fórmula ecuménica de una “nueva mayoría”. ¿El primer trasnversal? Un Chicho Allende de Chascomús. El antecedente del kirchnerismo, es cierto, porque se trata de dos movimientos progresistas nacidos de las entrañas de partidos populares con fuertes contraseñas con las capas medias. El Alfonsín que se plantó con Reagan, la Iglesia, la Sociedad Rural. Help a él. Su vieja dialéctica de “democracia versus autoritarismo” se recuperaba en la de “democracia versus corporaciones” a partir de 2008, cuando acorralaron a Cristina entre el campo y Clarín. El relato de Moureau en la película de Wolf refuerza todo el tiempo esta línea: la toma de radio Mitre (la radio que sacaba al aire a Rico como si fuera el simple vocero de la “otra parte”), las movilizaciones, la custodia armada de la Casa Rosada.

Alfonsín creyó, e hizo creer a todos, que él era la democracia. El presidente y político de las negociaciones salvadoras. Negoció con los militares, fue en persona a negociar a Campo de Mayo, y pactó en Olivos la reforma constitucional y reelección de Menem. Era el hombre desgarrado que negociaba con los demonios y liberaba a la sociedad, a la izquierda social, de culpa y cargo. El kirchnerismo ayudó a reconstruir al Alfonsín de izquierda.

4: La cría del Proceso

Hubo otras versiones elaboradas por izquierda: Alfonsín significó la transformación de la Argentina de clases en la Argentina de ciudadanos. Alfonsín y los derechos humanos fueron algo así como la oscura consumación del propio “Proceso Militar”. Esta mirada la patentó Rodolfo Fogwill y el imprescindible libro de Claudio Uriarte, “Almirante cero”. El Proceso materialmente vencedor, ¿había sido culturalmente vencido? Para Fogwill y Uriarte en la caída del Proceso se desplegó su victoria: la dictadura resultaba la última experimentación sobre el cuerpo social argentino que desmilitarizaría por efecto de terror nuestra vida política. Fin de la lucha de clases, todos a recitar el Preámbulo. Tenemos el ensayo de Fogwill sobre el programa televisivo del Nunca Más que comienza con los gritos de una madre, que son los gritos de un parto, y el llanto del bebé. Lo que sonaba como una primera escena de tortura, en realidad era un parto. Fogwill advierte el inconsciente alfonsinista en ese montaje: la producción del relato del Terrorismo de Estado reciente que a la vez en su narración amplifica sus efectos de terror y revela una violencia “parturienta”, “necesaria” para el “orden democrático”. ¿El triunfo de Alfonsín volvía a separar el orden civil que habitaba dentro del orden militar, otorgándole una oportunidad de reconstrucción y continuidad a la clase dominante que había impulsado la dictadura y que negaba a reconocerse en el espejo de la faena represiva? Escribió impiadosamente Uriarte: “el interés que pudiera suscitar la izquierda provenía únicamente de ser uno de los objetos del ‘destape’, en un plano parecido al de la pornografía o las películas censuradas. Nadie soñaba con la lucha armada. Los restos de discurso izquierdista que subsistían, considerablemente ‘socialdemocratizados’ ya por la derrota y el exilio, eran crecientemente reabsorbidos por el discurso de los derechos humanos de Alfonsín…”

Salteando una paleta de grises, unos aman el Alfonsín debilitado (por las corporaciones) y otros aman el Alfonsín débil, fundido en la ética de la responsabilidad. Elige tu propio Alfonsín. El homenaje a un político es también una continuación de la política. Quién duda que merezca el reconocimiento. Fue valiente porque fue audaz y fue valiente porque asumió sus costos. ¿Y los demás bustos, los demás presidentes? ¿Se puede elegir el propio Menem, el propio Kirchner? En la política todo puede parecer pragmático menos un presidente. Se puede ser un político pragmático, ¿se puede ser un presidente pragmático? La presidencia es “el último cambio” de un político. Alfonsín no volvió más de su socialdemocracia como Menem no volvió más de su giro liberal o como Néstor y Cristina no volvieron más de su populismo. La comisión de homenaje permanente a Alfonsín, que es la política argentina, debería empezar a dejarlo descansar en paz. ¿Se animarán los liberales y republicanos que descubrieron el último bronce a ponerle el busto a Menem? ¿Por qué no completan la foto de la caminata de Olivos cuando eligieron exactamente ese año: 1989? El 89 es el 83 de Cambiemos. El Alfonsín que deja el poder es el Alfonsín de Cambiemos. Y Menem es el padre no reconocido de la democracia. Y ser demócratas, como hacía y decía Alfonsín, es soportar la incomodidad.

LPO:Martín Rodríguez

Macri elegido por la revista Time como una de las 100 personas más influyentes del 2018

Su nombre ahora forma parte de la exclusiva sección “Líderes” del prestigioso ranking internacional elaborado por la revista Time de las personas más influyentes del mundo. En el caso de la edición 2018, el presidente Mauricio Macri comparte el TOP 100 con personajes de la talla de Emmanuel Macron, Moon Jae-in, Shinzo Abe, Xi Jinping, Justin Trudeau, el príncipe Harris y hasta Donald Trump.

El perfil de Macri estuvo a cargo de Richard Haass, quien es el  presidente del Consejo de Relaciones Exteriores, de los Estados Unidos.

“Para Mauricio Macri, terminar su primer mandato como presidente de Argentina sería un logro. Ningún presidente electo que no sea peronista, el movimiento político dominante del país desde la década de 1940, ha logrado durar cuatro años completos. Pero Macri, presidente de centroderecha elegido en 2015, parece estar en camino de romper ese récord“, comenzó por introducir el experto en RRII.

Y agregó: “Su coalición reformista Cambiemos (Let’s Change) ganó una contundente victoria en las elecciones de medio término de octubre. Macri lucha contra tendencias populistas, la gente de Argentina fue gobernada por populistas durante décadas y está lista para alguien que sea un demócrata comprometido, competente y no corrupto“.

Haass hizo hincapié además en la reformas que impulsó el macrismo y en lo que se viene: “Macri es un híbrido político: pro-empresarial, pero sensible a las preocupaciones populares. Las nuevas líneas de Metrobus han reducido drásticamente los tiempos de viaje. La inflación es alta, pero baja, el crecimiento económico está alrededor del 2,9% y se prevé que aumente, y Argentina ha regresado a los mercados crediticios mundiales después de 15 años. Al mismo tiempo, se requieren más reformas para atraer inversiones, expandir el comercio, reducir los subsidios y fortalecer el estado de derecho”.

Y concluyó: “Aún así, Macri ha tenido un buen comienzo y no muestra signos de haber alcanzado su punto máximo“.

Créditos-Perfil.com

Stefani Héctor: ” Vamos a ir con un proyecto propio para Tierra del Fuego, para la gobernación, las tres intendencias, los tres concejos, la Legislatura”

El diputado por el PRO Héctor Stefani consultado por medios de Rio Grande este fin de semana realizó declaraciones sobre variados temas, a continuación algunas de ellas.

La actividad que tenemos pensada para Cambiemos en Tierra del Fuego es seguir creciendo y trabajar por un proyecto provincial y proyectos para los tres municipios. Pudimos ir haciendo una agenda de trabajo para los próximos meses y esto nos entusiasmó para trabajar”
” Vamos a ir con un proyecto propio para Tierra del Fuego, para la gobernación, las tres intendencias, los tres concejos, la Legislatura. Nuestro espacio tiene vocación de poder y vamos a tener un proyecto propio para la Gobernación y todos los cargos electivos”
Planteamos un trabajo en conjunto en Cambiemos, que es lo que hemos consolidado en la última elección, es un espacio que tiene lugar para crecer, lugar para que algún partido político provincial como fue parte del MPF en RG la última elección se sume, no se habló de la candidatura de nadie, tenemos que consolidar un equipo”
Sobre la asistencia del Gobierno Nacional a la gestión de la Gobernadora Bertone, de dijo “a pesar de no tener el mismo color político partidario, no porque no sea simpatizante de Cambiemos,vamos a dejar de hacer obra pública. No me parece relevante pararse como dueño sobre esa obra pública. Si es relevante que un gobierno nacional que no tiene el mismo color político del provincial, invierte en Obra Pública como nunca se invirtió en Tierra del Fuego.
Pero, nosotros tenemos vocación de poder y por más que tengamos una excelente relación con la gobernadora Bertone, en el 2019 vamos a tener un proyecto político para la gobernación”.
Consultado sobre la ausencia del vicepresidente del PRO , el diputado Roma dijo desconocer el porqué, y sobre su relación con él acotó “Está muy bien. Tenemos diferentes visiones sobre algunos puntos, pero yo celebro que tengamos diferentes visiones. Creo que el diputado Roma es inteligente, tiene muchas visiones importantes para aportar, el desafío nuestro es construir sobre esas diferencias, del la misma manera con el concejal Bertotto. Hay que pensar la política con mucha más tolerancia”
También respondió sobre la posible designación de su reemplazo en ANSES por Gianfranco Guardamagna, y sobre quién ocupará la titularidad del ENACOM dijo que sería Agustín Coto, representante de Ushuaia.

“Ojalá podamos llegar a ciertos entendimientos a nivel nacional que nos permitan que Cambiemos no siga gobernando el país”

El Diputado Martín Pérez, referente de la Cámpora , en diálogo con el Primero de la Fila por FM La Isla, dijo:  “no voy a hablar de candidaturas porque no es tiempo de hablar de candidaturas. Lo que se manifestó en su momento fue una posible unidad con candidaturas arriba de la mesa. Dije que me siento honrado y agradecido, que se me haya nombrado. Creo que tiene que ver con el triunfo del año pasado, que nos revalidó desde el punto de vista político. Nosotros vamos a hablar con todos los sectores en tanto y en cuanto se discuta el proyecto de provincia al que queremos aspirar. Cuáles son las soluciones que necesitan los fueguinos, cómo llegamos a ciertos acuerdos que nos permitan retornar a una política de crecimiento industrial como teníamos o de defensa de los puestos de trabajo. Uno se aboca a eso. Analizo los números del INDEC y ha caído entre un 41 y un 47 por ciento. Eso quiere decir que ha habido cerca de cuatro mil fueguinos que han salido de la población económicamente activa, que se han resignado a dejar de buscar trabajo. Por eso no entiendo que haya dirigentes políticos que estén más preocupados por resolver las candidaturas que por resolver estos problemas. Este año es un momento para trabajar, para ser muy serios y responsables porque el pueblo nos ha elegido para adoptar una posición en el Congreso muy firme respecto a esta política económica. Hemos sido muy claro en la campaña y no nos vamos a mover un ápice de ese compromiso electoral. Y cuando llegue el momento hablaremos de candidaturas, con todos aquellos que consideren que Cambiemos no tiene que ser una alternativa de gobierno para Tierra del Fuego”.

Sobre los rumores de un posible acercamiento del intendente Melella al oficialismo, consideró que “hay sectores del gobierno nacional que harán lo posible para atraer figuras políticas de peso y van a intentarlo de todas las formas posibles. La situación de Gustavo Melella respecto a Cambiemos habría que preguntársela a él. No soy su vocero, pero hasta ahora lo que uno ha escuchado del Intendente es crítica respecto de algunas políticas, por caso sobre el proceso de desmalvinización, sobre la situación de la industria fueguina, con el desempleo. También vale para el caso del intendente de Ushuaia.  Más allá de que uno lo ve con cierta cercanía institucional con el gobierno nacional, tal vez producto de la necesidad de gobernar de la mejor manera posible”.

Sobre los distintos movimientos que se vienen dando en el justicialismo a nivel nacional, Pérez señaló que “la discusión central debería darse en torno a conformar un espacio en el orden nacional que sea muy crítico en la aplicación de ciertas políticas que hoy se llevan adelante. Hay sectores de la política que somos muy críticos de este modelo económico, que somos conscientes de que estas políticas nos llevan a una situación de vulnerabilidad, del empleo, de la industria nacional, del desarrollo del país en definitiva. Y hay otros sectores que están evaluando que no es del todo riesgoso este modelo. Inclusive dentro del justicialismo. No hay que ser analista político para darse cuenta que este modelo ha sido avalada por gran parte de la dirigencia política nacional, incluido algunos sectores importantes del justicialismo. Eso tiene que ver con historia pasada. Sería lógico y razonable encausar un proyecto de país, una mirada nacional y popular que nos permita retomar algunas políticas que se estaban llevando adelante tiempo atrás”.

“Ojalá podamos llegar a ciertos entendimientos a nivel nacional que nos permitan que Cambiemos no siga gobernando el país -agregó-. Uno va a estar siempre propugnando esa mirada común para poder dar una pelea electoral que permita recuperar los resortes de gobierno en el ámbito nacional. Falta mucho todavía”.

¿ Cuál creen que fue el “error” de Triaca? Informe de la pauta oficial Cambiemos

Ella, Sandra Heredia (empleada de Triaca), siguió cobrando, y eso con la intervención judicial, todo esto además es un entramado donde está la complicidad del juez Canicoba Corral, a cargo de la intervención del gremio, que además pone a su gente.
Entonces cuál era el argumento, poner gente de “confianza ” en el SOMU, la idea de “gente de confianza” es lo que termina por obligar a Macri a tomar alguna determinación, y decir, “cometió un error”.
Sabés que desde que Peña dijo “cometió un error” quiero hacerles la misma pregunta a Peña y a Macri ¿ cuál creen que fue el error? ¿ cuál?-
¿ Insultarla ? ¿ haberla tenido en negro? ¿o haberla designado en el SOMU?
Porque a la respuesta de eso, está también la dimensión de la respuesta, del castigo, de la medida que tomás en función de ese error…¿cuál fue el error?
-Si el error fue haberla designado en el SOMU…¿ puede seguir siendo ministro?…
Por eso me impresionó que lo salgan a bancar tan taxativamente, ojalá lo podamos entrevistar alguna vez al Presidente, o a Triaca, o a alguien…
¿Querés escuchar la radio ?, es una cosa impresionante, cada vez mas monocorde, lamentablemente pasan cosas que pensábamos que no iban a ocurrir en el tema medios, y siguen pasando. ¿ Viste el informe sobre la pauta no?
No, donde? (…) Lo único que tienen mejor, me parece, es que dan la información respecto a como la reparten, pero no es suficiente tampoco…
( fragmento del cambio de programa entre María O’Donnell y Reynaldo Sietecase, en RCV.89.9)

La pauta oficial en la gestión Cambiemos

Cambiemos llegó al poder con una serie de promesas. Se destacaba, entre otras, la de construir institucionalidad. En materia de políticas de comunicación eso quedó apenas en el ámbito discursivo. El sector fue regulado por decretos y resoluciones. Se creó y dio de baja un ministerio. Cada seis meses se pospone una y otra vez el envío de un proyecto de ley de comunicaciones convergentes al Congreso. El mercado se concentra y la competencia no se consolida. Otro instrumento de la relación estado-medios es la administración de la Publicidad Oficial (PO). Su gestión entre diciembre 2015 y 2017 muestra continuidades de viejos vicios y algunos avances en el manejo de los datos.

Desde su asunción, el Gobierno avanzó en el intento de establecer definiciones para encuadrar la administración de la PO nacional. A mediados de 2016 la Jefatura de Gabinete de Ministros (JGM) aprobó la Resolución 247 que establece cuatro criterios de auto-regulación para su distribución. El primero es el de la cantidad de audiencia o alcance del medio; el segundo está ligado a la pertinencia del mensaje con la plataforma y el lugar elegido para publicitar; el tercero indica la importancia de la coincidencia entre la cobertura geográfica de un medio con el público objetivo de una campaña; y el último esgrime la voluntad de una distribución federalista y que fomente la pluralidad de voces al destinar pauta a medios de organizaciones sociales, de pueblos originarios o de frontera y emisoras de baja potencia. Este análisis pretende recuperar esos criterios, verificar su cumplimiento y analizar tendencias y características de la distribución de los fondos de uno de los anunciantes más relevantes del sistema de medios argentino.

Para la segunda mitad del año los números muestran un gasto de $1.205.374.871 millones, unos $550 millones menos que el primer semestre. La distribución mensual muestra una profunda caída de la inversión en los meses de octubre, noviembre y diciembre -$318 millones en esos 90 días-. Sin embargo, los $2.982.485.735 invertidos de enero a diciembre de 2017 muestran una sobre-ejecución del presupuesto inicial. Originalmente se planificó gastar $2.135 millones pero se destinaron unos $ 800 millones más. Por otra parte, las cifras arrojan un aumento del 22% respecto a lo gastado en 2016 -sin contemplar inflación-.

Presidencia de la Nación fue el organismo que mayor presupuesto utilizó para pautar en medios (44%) seguido de lejos por el Banco Nación (14%), el Ministerio de Justicia y DD.HH. (7,6%), la Secretaría de Energía (6,7%) y la AFIP (4,22%). En materia de campañas publicitadas, para “Haciendo lo que hay que hacer” –promoción de la gestión- se destinaron más de $350 millones, mientras que para Actos de Difusión de Presidencia se destinaron $95 millones, para créditos hipotecarios del Banco Nación $87 millones y para la campaña de ahorro energético fueron $75 millones, entre otros. La promoción de la gestión y la imagen presidencial se exhiben como criterio dominante de contenidos a divulgar, antes que ofrecer información relevante para la ciudadanía (política crediticia para el déficit habitacional) o campañas de interés relevante (ahorro de energía).

Del total de lo invertido en el segundo semestre de 2017, $151 millones corresponden a canjes de deudas impositivas y previsionales realizadas por las empresas de medios. Los grupos que mayor cantidad de pauta recibieron por este mecanismo fueron Olmos ($38 millones), Pierri ($14 millones), Radio y TV de la Universidad de Córdoba ($10.9 millones), Indalo ($8.6 millones), Electroingeniería ($7.1 millones) y América ($5.6 millones).

Los grupos multimediáticos que recibieron mayor cantidad de pauta oficial en este período fueron Clarín ($200 millones), Viacom ($91.7 millones),América ($65.6 millones), Prisa-Albavisión ($57.3 millones) y Olmos ($42 millones). Pero si a Olmos se le descuenta lo canjeado, en el quinto lugar quedaría Turner (34.4 millones), empresa de capitales extranjeros que aumentó exponencialmente sus ingresos (470% en relación al primer semestre).

 

Grupos de medios con mayor cantidad de publicidad oficial en el segundo semestre de 2017

La plataforma o tipo de medio preferido por el gobierno para publicitar en este semestre fue la TV Abierta (29,1%) seguida por la radio (18,9%), medios gráficos (16,6%), señales de cable (13,1%), vía pública (11,9%) e Internet (9,8%). Esta lógica de distribución respeta el comportamiento de las audiencias, que en su mayoría acceden a la TV Abierta, seguida por el resto de los medios. Aunque es cierto que en pocas regiones del país se puede ver TV sin pagar.

Los medios que funcionan en la Ciudad de Buenos Aires concentran un 63% de los fondos –10% más que en el semestre anterior- mientras que los de las provincias de Buenos Aires, Córdoba, Santa Fe y Mendoza juntos reúnen el 18% (llegaban al 36% en el primer semestre). Cómo hemos señalado en trabajos anteriores, esto puede comprenderse en el marco estructural del sistema de medios de Argentina.

El Grupo Clarín es el actor que mayor cantidad de pauta recibe.  Aunque si se lo compara con el primer semestre de 2017 (19,7%) o el segundo de 2016 (21,9%) su participación disminuye. Llegó al 16,6% al cierre de 2017. Mantiene altos niveles de concentración sobre el total de la torta, en directa relación a) con su dominio del mercado y b) con el criterio de pautar donde hay mayores niveles de audiencia sostenidos por la gestión Cambiemos e incluso de sus intentos regulatorios.

 

Los datos de rating para señales de cable y TV Abierta corresponden al año completo de 2017. Para radio, los ratings corresponden al mes de diciembre de 2017. Fuente: Kantar Ibope

En relación a la discrecionalidad en la distribución Página 12 ha recuperado terreno y pauta en relación a su tirada. En el segundo semestre de 2017 recibió más que el deportivo Olé, Los Andes de Mendoza, La Voz del Interior de Córdoba o La Gaceta de Tucumán.

Se destaca la cantidad de dinero recibido por Canal 26 (Pierri). Casi equipara a TN que es la señal de cable más vista. En ese rubro, C5N (¿ex? Indalo), segunda en rating, recibe menos que TNT o Space, señales de capitales foráneos y no tan vistas como.

Por su parte en radio, un soporte en el que la pauta estatal es bien importante y que atraviesa una crisis relevante en diferentes empresas, hay algunos casos destacables. Si bien Del Plata es la segunda de las AM que más recibe y tiene un rating menor, casi la mitad es canje de deudas. A su vez,Continental y Rivadavia reciben más que Radio 10 (Indalo) y la 750 (Grupo Octubre, cuarta entre las más escuchadas y en crecimiento) a pesar de alcanzar mucha menos audiencia. No se constata aquí el (también criticable) criterio de rating. Asoma la idea de cierta discrecionalidad en la pauta.

En FM sucede algo similar con Latina (Pierri), Los 40 Principales (Prisa-Albavisión) o Rock & Pop (Fénix). Todas tienen menos rating pero recaudan más que las radios de Indalo (Pop, Mega, Vale) o Metro (Moneta). El ojo del amo (del titular o grupo) es el que define si se recibe (o no) dinero oficial.

Para completar se subrayan dos aspectos. En primer lugar, si bien Facebooksigue siendo el sitio preferido para el pautado en soporte digital, hay un crecimiento significativo de los portales Infobae, Clarín y La Nación, que se acercaron en cantidad de dinero. La segunda cuestión se ha vuelto rasgo característico tras dos años de gestión: los medios sin fines de lucro sufren todavía la discriminación y reciben montos marginales.

Dos años con tendencias confirmadas

El estudio de los datos muestra cambios y continuidades.  En materia de soportes, la prensa gráfica pasó del 35% del primer semestre de 2016 a menos de la mitad en el segundo de 2017. Esta diferencia tiene sus motivos en el crecimiento de lo destinado a Internet (del 4,6% al 9,8%), TV Abierta (17,7% a 29,1%) y cable (7,8% a 13,1%). Y encuentra relación en el comportamiento de las audiencias.

También hubo cambios en los grupos multimedios que más pauta reciben. Siempre en términos relativos –de participación sobre el total distribuido- La Nación es una de las empresas que más disminuyó (de 5,9% a 2,4%), junto al ¿ex? Grupo Indalo (de 8,3% a 2,6%), Electroingeniería (de 1,1% a 0,6%), El Cronista (de 1,2% a 0,6%) y Grupo Octubre (de 1,4% a 0,7% tras un primer semestre de 2017 con el 0,25%).

Entre los que crecieron se destaca a Viacom (de 4,8% -cuando Telefé y su cadena era de Telefónica– a 7,6%), Pierri (de 1,2% a 2,2%), Turner (0,27% a 2,86%) e Infobae (de 0,33% a 1,39%). Otros grupos muestran continuidad con leves descensos (Clarín, Global MindFacebook– y Google) o con leves aumentos (América y Prisa-Albavisión). Así pasamos de un top 5 conClarín-Indalo-La Nación-Olmos-Telefónica en el primer semestre de 2016 aClarín-Viacom-América-Prisa Albavisión-Olmos en el segundo semestre de 2017.

Uno de los cambios más grandes de los registrados en estos dos años sucede en publicidad digital. Se duplicó la inversión y se modificó la lista de sitios que reciben. Google y Facebook pasaron del 70% en el primer semestre de 2016 al 23% en el cierre de 2017. ¿Qué cambió? Aumentó la cantidad de fondos destinados a las webs de los principales portales de noticias del país. Tanto la web Clarín (4600%) como las de Perfil (2320%), La Nación (9600%) e Infobae (660%) multiplicaron exponencialmente sus ingresos. Sumados pasaron del 8,35% del primer semestre de 2016 (poco más de $3 millones) al 33,5% del segundo de 2017 ($40 millones). También creció de 104 a 291 la cantidad de sitios donde se pauta.

 

La continuidad está dada por el destrato a los medios sin fines de lucro. No se registran pautas en el sector, a excepción de la Cooperativa que gestiona el semanario Tiempo Argentino. Recibió algo más de $1,8 millones en dos años. Pero cerró 2017 con un 20% de los recibido en la primera parte de año. En contraposición, el gobierno continúa destinado grandes fondos de dinero público a productoras comerciales de ciclos periodísticos de radio, señales de cable y webs personales. En estos dos años invirtió casi $6 millones en las producciones de Luis Majul (La Cornisa Producciones, $2,2 millones),Joaquín Morales Solá (JMS y Asociados S.A., $1,1 millones), Alfredo Leuco(L y M Producciones S.R.L., $940 mil), Luis Novaresio (Comunicación Publicitaria SRL, $830 mil) y Marcelo Longobardi (LRH Producciones S.A., $750 mil).  Los contenidos que generan estás lejos de ser líderes de audiencia. Pero el dinero lubrica la relación de estos periodistas con la gestión.

Rasgos característicos

La relación entre el sistema de medios y el gobierno de Cambiemos consolidó algunos rasgos Ya no ocupa el centro de la agenda pública-política. Pero diferentes elementos de su derrotero mantienen vivas algunas discusiones. Otras ni siquiera se discuten con el protagonismo de años tras. Dado que el cambio de roles (hoy son “afines” los que antes eran “hostiles” al gobierno, y viceversa) trajo consigo otra lógica a la hora de instalar debates en torno a la libertad de expresión y las herramientas con las que el Estado administra ese aspecto.

Cambiemos ha sido muy activo en materia de políticas de comunicación. Administra con su propia lógica la PO. Divulga los datos y eso permite el análisis. A partir de ahí se constata que:

  • los principales destinatarios son medios de grupos privados concentrados, con Clarín como dominante;
  • mantiene el mecanismo de canje de deudas (en general por aportes patronales) por espacios de publicidad, fundamentalmente en prensa gráfica;
  • tanto la lógica medio amigo-enemigo como la discrecionalidad encuentran continuidad;
  • se constata centralización geográfica de los destinatarios, lo que puede tener relación con la configuración del sistema de medios;
  • quedó a mitad de camino en su intento de regular con una ley del Congreso la PO, mientras que se auto-reguló con una Resolución Ministerial.

Estamos a mitad de camino, mitad del período, los rasgos se vuelven permanentes.

F: Letrap.com.ar

Hugo Moyano intensifica las gestiones para transformar su “defensa personal” en una movilización histórica

El miércoles se realizará una reunión de la CGT fogoneada por el líder camionero, acosado por varias denuncias en su contra. Intentará sumar fuerzas en el sector gremial para oponerse al paquete de reformas. Mientras, Macri lo define como parte del pasado que reacciona ante la pérdida de privilegios

La tensión entre el presidente Mauricio Macri y el líder camionero HugoMoyano sigue escalando hasta niveles inéditos desde el arranque de la gestión Cambiemos.

En el medio de las declaraciones cruzadas, el gremialista lanzó unamovilización para el 22 de febrero en el centro porteño que –en un primer momento– se podía leer como un acto reflejo en defensa propia ante laavanzada judicial sobre él y su familia.

 Pero ahora, el camionero prepara para este miércoles una reunión delConsejo Directivo de la CGT donde intentará dotar de consignas más “orgánicas” a la marcha, como la oposición hacia las reformas laboral y previsional, y el mega DNU de desburocratización del Estado, entre otras.

En el encuentro –además del propio Moyano– estará Luis Barrionuevo, cuya figura también está dentro de la mira del Gobierno, especialmente al comparar la reforma laboral con el intento que había tenido la Alianza, con la famosa “Ley Banelco”.

Los dos dirigentes se aliaron en su momento contra Cristina Kirchner y realizaron juntos paros contra el Impuesto a las Ganancias. La alianza ahora se vuelve a replicar.

Además, el cacique gastronómico fue quien hizo de anfitrión el 18 de enero en el “Asado de Mar del Plata“, una cumbre sindical que terminó con la difusión de un documento crítico de la CGT contra la gestión deCambiemos.  También estuvieron los líderes de bancarios, Sergio Palazzo, y de judiciales, Julio Piumato.

En las últimas horas, la CGT llamó a una reunión del Consejo Directivo a través de un comunicado enviado a todos los gremios que forman parte de la conducción nacional de la central. Pero estuvo firmado sólo por dos de lostres secretarios generales: Carlos Acuña y Juan Carlos Schmid.

 Según la convocatoria, el encuentro comenzará a las 14 en la sede de Azopardo 802 y tendrá como objetivo efectuar un “análisis de la situaciónsocial y económica” y poner “en consideración el documento elaborado en Mar del Plata”. A continuación, el comunicado completo:

La reunión servirá para ampliar la convocatoria para la marcha del 22 de febrero, donde las organizaciones sociales ya confirmaron su participación. En tanto que Pablo Moyano amplió su marco de alianzas la semana pasada: acudió a los intendentes bonaerenses y al secretario de SUTEBA, RobertoBaradel, en la reunión del Partido Justicialista de la provincia de Buenos Aires.

 De esta forma, los Moyano prometen realizar su movilización más fuerte. “Va a ser histórica“, alertó Pablo Moyano.

Pero si bien Moyano y Barrionuevo cuentan con dirigentes alineados y dos de los tres triunviros, tanto los gordos como los independientes buscan recomponer las relaciones con el Ejecutivo.

De esta forma, el Gobierno –como adelantó iProfesional este lunes– retomó contactos con el ala dialoguista a través del vicejefe de Gabinete Mario Quintana, en medio del affaire que salpicó al ministro de Trabajo Jorge Triaca.

Eso, a pesar de que el propio Macri participa de una suerte de “competencia de chicanas” con el propio Moyano.

La semana pasada, en una entrevista televisiva, el líder camionero había lanzado al Presidente: “Si voy preso, que sea en la celda de al lado del padrede Macri“.

El mandatario respondió –también en una entrevista, aunque radial– que el sindicalista “no tiene que ponerse nervioso y mucho menos meterse con una persona de 87 años que está en su casa, retirado“.

Y Moyano la siguió, apelando a la reforma previsional. “Los jubilados no gozan de un retiro tan confortable como el de su padre”, disparó.

Para Macri, es el pasado
Siguiendo la lógica de Cambiemos, la oposición que pueda plantear Moyano es para el Presidente parte del pasado que se debe dejar atrás.

Si  bien la relación entre ambos fue cercana durante la primera parte de la gestión Cambiemos, el “matrimonio por conveniencia” se está convirtiendo en un “ruidoso divorcio“.

Tal es así que al presidente no le cayó bien la última marcha anunciada por el líder camionero, por lo que Moyano pasó a integrar una lista de enemigosque responden negativamente a las medidas de gobierno por “perder privilegios“.

Es que según el mandatario, el líder sindical “es el pasado, defiende sus privilegios”. En esa misma categoría está el exjuez de la Corte Suprema, Eugenio Zaffaroni, quien expresó públicamente su deseo de que el mandato de Macri termine lo antes posible.

Además, el principal interlocutor con el líder sindical era el ministro Triaca, quien hasta asistió a la inauguración del sanatorio de Camioneros en el barrio porteño de Caballito.

En tribunales
En las últimas semanas, avanzaron varias causas contra Hugo Moyano y su círculo íntimo.

Una de las más importantes es una denuncia de la PROCELAC, que acusan aHugo, Pablo, el sindicato de Camioneros y empresas vinculadas de lavadode dinero y evasión impositiva a través de la compra de una red de compañías, cuentas bancarias y compras de inmuebles.

Otra causa, llevada a cabo por el Juzgado Federal Nº3 de Morón, acusa al cacique camionero de haber comprado de manera sospechosa dos mansiones en Parque Leloir, un exclusivo barrio de casas quinta del Oeste del Conurbano.

Las operaciones se habrían realizado a través de empresas vinculadas a Juan Manuel Zulet y Valeria Salerno, hijastros de Moyano, que tienen a la obra social y al propio gremio como principales  clientes.

Asimismo, en las últimas horas, la Justicia de Lomas de Zamora imputó a Hugo y Pablo Moyano, presidente y vicepresidente de Independiente, en la causa en la que se investiga al exdirectivo de la entidad, Noray Nakis y al jefe de la barra brava, Pablo “Bebote” Álvarez y otros siete sospechosos como presuntos miembros de una asociación ilícita que extorsionó a jugadores y directores técnicos del club.

Por último, el ENACOM le otorgó a principios de mes una prórroga de treinta días de la licencia a OCA, vinculada a los Moyano, para que la empresa pueda seguir operando, hasta que los informes de la AFIP y la Justicia decidan sobre su situación impositiva.

El organismo recaudador le reclama a OCA el pago de una deuda de $3.400 millones. Pero una vez al año, todos los correos privados deben mostrar su certificado de libre deuda para seguir operando. Ante la imposibilidad de presentarlo, la ENACOM le “dio una mano” ampliando el permiso.

En febrero, la extensión vencerá y la ENACOM ya no podrá habilitar a OCA si no arregla con el ente presidido por Alberto Abad. De esta forma, la AFIP y el mayor correo privado argentino deberán ponerse de acuerdo –se habla de un plan de pagos– para que la firma postal siga operando.

F: iProfesional

Duro reclamo de los intelectuales macristas por falta de calidad institucional

El Club Político Argentino, formado por intelectuales cercanos al gobierno deMauricio Macri, emitió un duro comunicado en el que critica en duros términos al Gobierno por “falta de calidad institucional” y afirma que “se limita a sacar provecho de los escándalos que son responsabilidad de sus predecesores y adversarios más virulentos”. Además, reclama por el nombramiento de parientes y amigos en el Estado, pone como ejemplo la intervención del SOMU y advierte que “la campaña electoral ya terminó”.

“A dos años de iniciada la gestión de Cambiemos, las debilidades de su programa de mejora de calidad institucional son injustificadas y resultan asimismo cada vez más costosas”, comienza el documento del grupo del que forman parte, Vicente Palermo, Graciela Fernández Meijide, Silvia Mercado y Alejandro Katz, entre otros.

El texto, difundido este lunes, también alude la gestión de Laura Alonso en la Oficina Anticorrupción. “A dos años de mandato es impostergable que se delegue esa tarea en personas que no estén directamente identificadas con el partido gobernante y es aconsejable que este organismo sea política y administrativamente independiente del Poder Ejecutivo”, dice.

 

EL TEXTO COMPLETO

A dos años de iniciada la gestión de Cambiemos, las debilidades de su programa de mejora de calidad institucional son injustificadas y resultan asimismo cada vez más costosas. Demasiado frecuentemente las iniciativas en este terreno quedan subordinadas a las necesidades de la coyuntura, a intercambios y ventajas que se privilegian en otros terrenos y a la lógica de la polarización electoral, según la cual exhibir el perfil negativo de los adversarios más desacreditados bastaría para mantener el apoyo de la ciudadanía.

Al optar por esta vía en apariencia fácil el oficialismo minimiza el esfuerzo de toda la sociedad y los costos que una mayoría de compatriotas está sobrellevando para que se avance en este sentido; se limita a sacar provecho de los escándalos que son responsabilidad de sus predecesores y adversarios más virulentos. Pero así deja pasar oportunidades –laboriosas pero virtuosas–para terminar con las inaceptables “reglas de juego” que vienen de lejos y hacen posibles esos escándalos.

Así se ha visto en el frente sindical, cuando se busca debilitarlo en lugar de favorecer su mejora, y también en la administración de justicia, como lo requiere la división de poderes y las competencias del Congreso Nacional.

Mientras que en la provincia de Buenos Aires se avanzó contra casos graves de corrupción sindical, situaciones similares en la conducción de gremios nacionales muy bien documentados se siguen manejando con guantes de seda. Desde hace años existen proyectos de ley para limitar la reelección indefinida en esas organizaciones, a los que no se ha dado tratamiento parlamentario. La necesidad claramente democrática de transparentar el manejo de los fondos sindicales, lo cual incluye entre otras medidas presentar declaraciones juradas patrimoniales a sus administradores, parece manejarse exclusivamente como amenaza en función de la docilidad de los dirigentes a las necesidades de la política antinflacionaria.

Lo sucedido recientemente en derredor de la intervención del SOMU, que pretende ser disculpado someramente como una mancha menor en una intervención definida como “ejemplar” sienta un mal precedente respecto al modo como el oficialismo busca aprovechar una eventual mayor injerencia en estas organizaciones, cuando lo que corresponde es control y transparencia. Los funcionarios están obligados a dar el ejemplo para que se asuma en toda la sociedad, como una prioridad exigible, la conducta limpia y el servicio como eje inspirador de la gestión.

Sin duda que los delitos y abusos de la gestión anterior en dicho sindicato fueron muy graves, pero considerar que ello autoriza el nepotismo que practiquen funcionarios del Ejecutivo, manteniendo la práctica de aprovechar el privilegio de cumplir una función pública para nombrar parientes y amigos en las estructuras del Estado o donde él tenga gravitación, supone degradar el proceso de cambio institucional prometido. Por ese camino todo tiende a igualarse hacia abajo, y esa será la conclusión que le quepa extraer a la opinión pública.

Peor todavía será el resultado si el oficialismo insiste en diluir estos problemas polarizando la escena contra lo más desacreditado del campo opositor, para sostener una alternativa maniquea del estilo “ellos son corruptos y violentos” y “nosotros republicanos y honestos”, pese al hecho de que en numerosas ocasiones la vara de la república y la honestidad es sorteada de mala manera u omitida en las iniciativas gubernamentales. O también desestimar la legitimidad de las críticas al respecto diciendo que “le hacen el juego a los corruptos y violentos”, repitiendo así un argumento falaz que con muy pobres resultados pretendió usar en su provecho el gobierno anterior.

La lucha contra la corrupción sindical y política está atada al modo en que el gobierno ha decidido dosificar y dilatar la reforma del Poder Judicial. Aunque no se resume a eso, la demora en encarar el prometido saneamiento de la Justicia Federal en lo penal resulta a esta altura una señal preocupante, vista la manipulación que la mayoría de los jueces de ese fuero practican de las causas a su cargo, simulando avances que no son tales, intercambiando gestos al respecto por decisiones a su favor del Consejo de la Magistratura, y otros manejos inadmisibles en diversos fueros e instancias de la administración de justicia, cuya reforma requiere acciones legislativas específicas.

Una mención aparte merece la Oficina Anticorrupción, donde un equipo profesional ha avanzado en ordenar el desguace practicado por la gestión anterior, pero a dos años de mandato es impostergable que se delegue esa tarea en personas que no estén directamente identificadas con el partido gobernante y es aconsejable que este organismo sea política y administrativamente independiente del Poder Ejecutivo. De otra manera sus investigaciones sobre los funcionarios en ejercicio seguirán careciendo de credibilidad, y la opinión pública se afirmará en la convicción de que sólo cuando termina una gestión es posible revisar sus actos de gobierno.

La campaña electoral ya terminó y la gestión del cambio institucional necesario requiere de un esfuerzo más decidido y consistente por respetar y hacer respetar la ley, diferenciar el Estado del grupo gobernante, garantizar la transparencia y castigar las violaciones a la ética pública sobre todo cuando son cometidas por propios y aliados.

Seguir comportándose como una facción en pugna con otras no va a fortalecer el sentido de lo público en nuestro país, y sin un cambio cultural profundo en ese terreno no saldremos adelante, aún en la hipótesis de que el crecimiento económico consiga mantenerse unos años y se logre consolidar la actual distribución de poder.

Comisión Directiva

Club Político Argentino