Deportes, El país

Argentina-España. Autocrítica, cena muda e insomnio: la intimidad después de una goleada lapidaria

MADRID.- Una noche puede ser corta y larga a la vez. Que lo digan si no los jugadores de la selección argentina, que no tuvieron casi tiempo ni ganas de dormir en sus espaciosas habitaciones del hotel Eurostars, ubicado en uno de los extremos del señorial Paseo de la Castellana, una avenida que recorre esta ciudad del centro al norte. La pesadilla que vivieron en el Wanda Metropolitano se trasladó enseguida a las zonas del hotel donde nadie que no acreditara su pertenencia a la AFA podía ingresar. No había necesidad de hablar: las caras llevaban encima el peso de un 6-1 de consecuencias imprevisibles. Apenas diez horas después, cuando el último de los jugadores cargó su valija y se marchó al aeropuerto de Barajas, el aire empezó a limpiarse: quedaba atrás la agitación de una derrota lapidaria.

Hubo autocrítica, cómo no. A las apuradas, en la calentura de un vestuario impregnado por semejante sopapo. Mientras Jorge Sampaoli asumía en la sala de prensa que España había abofeteado a su selección, los jugadores ensayaban una lectura de lo que había pasado. Puntualizaron errores individuales: nadie levantó la mano para decir “yo no fui”, no había manera. Y en ese ambiente, el discurso de Lionel Messi fue una rápida arenga. Ante derrotas así, hay necesariamente un tiempo en el que lo mejor es hablar poco. La paradoja vino después de las palabras del capitán: afuera lo esperaban Piqué, Jordi Alba e Iniesta -sus verdugos por un día- para subirse los cuatro a un avión que los llevó a Barcelona.

Mientras Messi volaba de regreso a casa, frustrado por la derrota y por no haber podido jugar, sus compañeros cenaban en silencio en el piso 30 del hotel. ¿Qué decir? Al rato pasaron por la utilería a recoger sus botines y se fueron a las habitaciones. ¿A dormir? “No, no voy a dormir”, le decía en el lobby un defensor a un familiar, que intentaba convencerlo de que al menos lo intentara. Eran ya las 3 de la mañana. Solo tres horas después, todavía noche cerrada en Madrid, aparecía el primero en la planta baja: Lucas Biglia. Él fue parte del primer contingente que se subió a un mini bus con el escudo de la AFA para ir al aeropuerto. Allí iban también Willy Caballero y su esposa, Manuel Lanzini, Diego Perotti y Federico Fazio.

El arquero, amable con los pocos que a esa hora pasaban por la recepción y se le acercaron, llevaba los cinco goles que había recibido en su mirada triste: no había manera de que disimulara el golpazo. Antes de las 8, Éver Banega y Gabriel Mercado se fueron a la estación de trenes, listos para viajar a Sevilla. La procesión siguió con los ingleses: Marcos Rojo, Nicolás Otamendi, Ramiro Funes Mori y Romero. Como Caballero, Chiquito llevaba la etiqueta de arquero castigado: en su caso, además del gol de Diego Costa coleccionó el choque con el delantero y con Bustos en la acción del gol. Caminaba con dificultad, mientras en la mano llevaba una férula de protección para su maltrecha la rodilla derecha. Podría haber sido peor: hasta que le hicieron estudios de madrugada en una clínica, en el staff de la selección latía la posibilidad de una rotura de ligamentos.

El arquero Sergio Romero deja el hotel de la concentración después de un partido que dejó una huella muy negativa
El arquero Sergio Romero deja el hotel de la concentración después de un partido que dejó una huella muy negativa
Previous ArticleNext Article

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *