Política, Ushuaia

LLEGAR AL CONCEJO CON LA NECESIDAD DE LA GENTE

El pasado viernes se oficializaron los nombres de los próximos Concejales de la ciudad de Ushuaia, tras largos días de espera. Para algunos, lo
noticiable podría ser la incorporación de dos mujeres al cuerpo legislativo (Mariana Oviedo del Movimiento Popular Fueguino y Laura Ávila de
Unidad Fueguina). Para otros, la llegada del presidente de la Cooperativa “Nuestro Techo”, Javier Branca, es digno de análisis.

Para quienes no lo conocen, Javier Branca supo ser secretario adjunto de SUTEF Ushuaia, sindicato docente, mucho antes de vincularse al mundo
del cooperativismo. En el último tiempo, a raíz de su rol como presidente de la Cooperativa ha llevado adelante una serie de reuniones con el
intendente Walter Vuoto, puntapié para su lanzamiento político. La gestión que aún no ha sabido resolver la demanda de tierras, llevó como
candidato en una de sus colectoras al mencionado Branca.

Con la construcción de las primeras diez viviendas, Branca sumó a sus filas más de 700 inscriptos motivados por el sueño de la vivienda propia. Ante
la burocracia estatal para acceder a una vivienda/terreno y los altisimos costos de alquileres en nuestra ciudad, son cada vez más los vecinos que se
ven ilusionados con este tipo de propuestas. Nadie podría nunca cuestionar los fines sociales de una Cooperativa. Lo que si podría cuestionarse es el
uso político de la necesidad de la gente. Ante la promesa de una vivienda, si Branca llegaba al Concejo, fueron muchos los vecinos que creyeron en el
“compromiso asumido” por este sujeto. Es injustificable hacer política jugando con las necesidades sociales, y mucho menos ante una clara vinculación con el Estado.

Días antes de las elecciones, el mismisimo Javier Branca dio a conocer un convenio que firmó con el IPV para la construcción de 29 viviendas, dando
inicio al primer barrio cooperativista. Es decir, en medio de una campaña electoral, acuerda recibir financiamiento estatal para su propia
Cooperativa. ¿Qué hará cuando llegue al poder efectivamente? ¿Legislará para unos pocos? ¿Podrá cumplir con sus promesas de campaña? Otra de
las tantas promesas que realizó durante la contienda electoral fue la rebaja de su sueldo como Concejal, asegurando tener una gestión austera: ¿a
quién donará parte de su sueldo?

Cabe aclarar que según la Carta Orgánica Municipal, es incompatible con la función de un Concejal “ser propietario, directivo o desempeñar
actividad rectora o de asesoramiento o con mandato de empresas o personas físicas o jurídicas que contraten directa o indirectamente con la
Municipalidad de Ushuaia”. Claro está que Branca deberá renunciar a su cargo en la Cooperativa. Aún así, ¿quién garantiza que no lo unen intereses
comerciales con la gestión de Walter Vuoto? Estamos muy cerca de un verdadero caso de “Tráfico de influencias”, práctica que consiste en utilizar la
influencia personal en ámbitos de gobierno. ¿Levantará la mano ante cada pedido de Vuoto? ¿Por convicción o conveniencia? Habrá que seguir de
cerca el accionar del futuro edil en los próximos años.

Previous ArticleNext Article

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *