La CGT busca un golpe efectivo a Cambiemos y activa el calendario de protestas contra Lagarde

La Central General de los Trabajadores tomará protagonismo en los próximos días cuando le dé la bienvenida al país a Christine Lagarde, la directora del Fondo Monetario Internacional.

Como una medida de protesta al acuerdo, y en venganza a la negativa de Lagarde a recibirlos en una reunión privada, el triunvirato dirigente informó que realizarán movilizaciones, marchas y protestas durante la Cumbre del G20.

En paralelo a los preparativos de la Ciudad, comenzaron sus actividades el jueves al mediodía con una conferencia de prensa. “Nunca una intervención dio buen resultado. El país ya está paralizado y en recesión”, expresó Juan Carlos Schmid advirtiendo que la llegada de Lagarde no es bien recibida. “Si el Fondo quiere un consenso social, que no cuente con la CGT”.

La cúpula del organismo quizo tener una reunión con la titular del Fondo pero el encuentro no prosperó. Comenzaron a gestionarlo a principios de mes con Alejandro Werner y Roberto Cardarelli, responsables del FMI en latinoamérica, pero no accedieron al pedido de la CGT.

“Vamos a dar un mensaje de rechazo al FMI, que lo que pretende, junto a este Gobierno, es un ajuste de 300.000 millones de pesos, el doble de presupuesto para todo el año del país”, había advertido horas antes el miembro del triunvirato dirigente. “Si esto sigue así va a haber miles de despedidos y compatriotas que caen cada vez más en la pobreza”, dijo durante la mañana en FM La Patriada.

Acompañado por Héctor Daer y Carlos Acuña, informaron que las movilizaciones comenzarán el mismo viernespor la tarde. A las 18, marcharán al Banco Central para, simbólicamente, entregar una carta en rechazo a las políticas de ajuste fiscal exigidas por el FMI. La carta fue respaldada por los diputados Agustín Rossi y Axel Kicillof.

Pero la bienvenida culminará con una gran marcha para el inicio de la Cumbre del G20. El sábado a las 11, cuando esté comenzando la tercer reunión de los ministros de finanzas y presidentes de bancos centrales, las organizaciones sociales se unirán a los gremialistas para protestar frente al Centro de Exposiciones y Convenciones de Buenos Aires.

ElCanciller

La CGT se prepara para el paro más duro contra Macri

El Gobierno enfrentará este lunes el paro más fuerte de la CGT desde que asumió Macri. Fortalecida por la adhesión de los gremios del transporte y el amplio respaldo de todos sus sectores internos, la central obrera enviará así una señal de malestar contra la política económica.

Será la postal de una ciudad sin colectivos, trenes ni subtes, con la que buena parte de la dirigencia buscará ganar “musculatura” para retomar las negociaciones con el Gobierno, interrumpidas por el creciente clima de conflictividad y la interna sindical.

En tanto, a contramano de la orden bajada desde Azopardo, la izquierda realizará una veintena de piquetes en los principales accesos a la Capital y una protesta en el Obelisco para evitar que la medidase convierta en un “paro dominguero”.

Todo lo contrario a la imagen de consenso interno que pretende mostrar el Presidente a los inversores extranjeros, ahora que el país acaba de ser reconocido como “mercado emergente” y avanza en la implementación del acuerdo con el FMI, que prevé un fuerte ajuste de más de $200.000 millones en el gasto público.

En un gesto de acercamiento, el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, recibió una semana y media atrás a la cúpula sindical en la Rosada. Allí les anticipó el decreto que redefinió la pauta salarial en 20% -tal como adelantó iProfesional-, mientras que se dejó trascender la promesa de devolver fondos millonarios retenidos a las obras sociales.

Pero la oferta llegó tarde y sonó a poco en los oídos de una dirigencia sindical ya sin margen para dilatar la tercera huelga general durante la gestión de Cambiemos.

Así las cosas, desde las 12 del mediodía, el consejo directivo reunido en el edificio histórico de Azopardo al 800 monitoreará paso a paso el nivel de acatamiento.

En las últimas horas, los colectiveros de la UTA y los conductores ferroviarios de La Fraternidad confirmaron su adhesión al paro, dos organizaciones claves para garantizar su efectividad por su capacidad para paralizar la circulación de personas en el área metropolitana.

“El transporte va a ayudar mucho a que el paro sea un éxito pero hay una realidad que no se puede ocultar: las recetas del FMI son todas recesivas“, dijo a iProfesional el vocero de la UTA, Mario Calegaris.

Enfrentado a la UTA y por fuera de la CGT, también tendrá un rol protagónico en la jornada el sindicato del subte (Agtsyp), que viene de obtener un fallo favorable a su reclamo de reabrir paritarias.

La sensación de parálisis se verá reforzada por el sector duro que presionó a la central obrera a ir al paro. Se trata de camioneros, portuarios y aeronáuticos, cuya adhesión forzó la cancelación de los vuelos en Aerolíneas, así como de los bancarios.

A diferencia de otras ocasiones, también será de la partida el ala dialoguista integrada por los “gordos” (mercantiles y sanidad) e “independientes” (contrucción, obras sanitarias y los estatales de UPCN), donde también anticipan un “paro total”.

El líder de la Unión Obrera de la Construcción(Uocra), Gerardo Martínez, reclamó medidas “anticíclicas” frente al acuerdo con el Fondo. De lo contrario, alertó, en los próximos días se podríanperder 40.000 puestos de trabajo.

En la industria, se sumarán los textiles, metalúrgicos, metalmecánicos, los trabajadores de la alimentación y del neumático. El líder de la Unión Obrera Metalúrgica, Antonio Caló, advirtió días atrás que desde diciembre de 2015 se perdieron 28.000 puestos de trabajo y otros 20.000 empleados están suspendidos.

La preocupación se extendió también a lasterminales automotrices y autopartidas, donde el gremio Smata, alertó por la apertura de importaciones y su impacto en la actividad.

CGT, bajo presión
En el Gobierno minimizan el eventual impacto de la huelga al señalar que “hubo dialogo pero no para desactivarla” y aseguran que ya están preparados para retomar el diálogo.

El ministro de Trabajo, Jorge Triaca, seguirá el paro de este lunes desde la Casa Rosada, donde participará de las reuniones de coordinación. El funcionario está convencido de que el paro obedece a “cuestiones políticas” por la renovación de autoridades en la CGT, prevista para el 22 de agosto.

En efecto, la amenaza de Moyano de lanzar un paro de 72 horas tras parar por 24 terminó de aglutinar a la cúpula de Azopardo y de endurecer a su ala dialoguista.

“El paro ya está decretado y está marcado por el proceso de reunificación del a CGT, en el que nadie se va a sentar si los otros van a salir a criticarlos”, le dijo Triaca en estos días a uno de sus asesores.

El ministro se recuesta además en los últimos datosdel INDEC sobre empleo y actividad, que crecieron en el primer trimestre respecto del mismo período del 2017.

Pero la definición del paro se precipitó también por decisiones tomadas en la Rosada. Luego de dilatar la fecha de la medida durante un mes, el sindicalismo esperaba al menos avanzar en el freno a los despidos por seis meses, la quita de Ganancias sobre el aguinaldo, paritarias sin techo, la devolución de los fondos a las obras sociales y la exclusión de cambios en la Ley de Contrato de Trabajo en los proyectos de reforma laboral.

Todos estos reclamos parecen chocar con el escenario de “tres meses difíciles”, previsto en estos días por Dujovne.

Por otra parte, el ministro de Hacienda delegó en Triaca las gestiones iniciadas con la central obrera, lo que fue leído como un desaire por los sindicalistas. El relevo convenció a “gordos” e “independientes”, de buen diálogo con el Gobierno, de resguardarse yevitar sellar acuerdos en medio de un escenario de falta de respuestas y de una conflictividad con nuevos actores.

En rigor, la protesta masiva e inédita de mujeres en reclamo de la ley aborto legal, seguro y gratuito frente al Congreso, opacó no solo a los sectores antiaborto sino al propio paro de Camioneros.

Ahora la expectativa oficial es que la nueva pauta salarial y los mecanismos de revisión“descompriman” el malestar que se palpita en el ámbito sindical.

Desde la misma óptica optimista, las mesas sectoriales, como la del sector metalúrgico o automotor, serían los espacios encargados deencontrar soluciones a las quejas por la destrucción del empleo y el cierre de Pymes en esas actividades. Los funcionarios aprovecharon la convocatoria de la Pastoral Social en Mar del Plata durante el fin de semana, donde fueron invitados también sindicalistas y movimientos.

Ajuste y paritarias
Más allá de las internas, lo cierto es que el impacto de la corrida cambiaria sobre las paritarias y el acuerdo con el Fondo aceleraron la “acumulación de tensión social”, como definió el triunviro Juan Carlos Schmid, quien vinculó la falta de respuestas del Gobierno con las condicionalidades impuestas por el organismo.

De hecho, las nuevas subas en las tarifas previstas en el acuerdo stand-by, junto con la reforma del sistema jubilatorio y la reducción de la obra pública, desataron la reacción de diversos sectores sindicales, incluso de buena llegada al macrismo.

Ese es el caso del sindicato de Comercio, liderado porArmando Cavalieri, que en un fuerte comunicadorechazó un “ajuste salvaje” sobre los trabajadores.

Por estas horas, los mercantiles negocian un aumento adicional del 10%. Al igual que un pelotón de gremios, Comercio cerró un 15% en línea con la pauta oficial que el Ejecutivo había fijado inicialmente para el 2018. Por la fuerte devaluación que ya acumuló un 50% en el año, el Gobiernohabilitó un 5% extra a los gremios privados que cerraron paritarias.

Pero los gremios de la CGT rechazan la nueva referencia. El aumento del 25% acordado por Camioneros no hizo más que meter presión al resto.

El abogado “Huguito” Moyano y la cámara empresaria ratificaron la cifra el jueves en el Ministerio de Trabajo, que los citó para “rectificarlo”. Es que mientras la suba que figura en el texto es del 23% (8% en junio, 7,6% en septiembre y 7,6% en marzo), los camioneros sostienen que el cálculoincluido en las escalas anexas es acumulativo, por lo que llega al 25%.

En ese marco, la UTA se prepara para revisar en septiembre su acuerdo del 15%. “Habrá que compensar, porque habíamos programado un 15% de inflación y va a ser del 27%”, dijo Calegaris.

Los colectiveros también exigen cambios en Ganancias, ya que por la inflación y la actualización de los salarios, el impuesto absorbe cada vez máslos adicionales por trabajar feriados, francos y horas extra. En plenas negociaciones, el senador Miguel Pichetto se desmarcó una vez más del Gobierno al presentar un proyecto en la Cámara alta para desafectar el aguinaldo del gravamen.

En la UCPN, uno de los sindicatos más cercanos al oficialismo, también despotrican contra la política salarial. “La pauta del 15% desapareció, hoy se habla de aumentos del 30% y de liberar las paritarias sin tope”, dijo uno de los principales dirigentes de la organización encabezada por Andrés Rodríguez, quien se encuentra de viaje en medio del Mundial.

Justamente, en el sector estatal se espera que tengan su mayor impacto las medidas acordadas con el FMI, que incluyen la congelación de cargos y la eliminación de puestos “redundantes”. Con todo, el Gobierno espera que el paro descomprima tensiones y acerque a los gremios a la mesa más temprano que tarde.

IProfesional

Hugo Moyano intensifica las gestiones para transformar su “defensa personal” en una movilización histórica

El miércoles se realizará una reunión de la CGT fogoneada por el líder camionero, acosado por varias denuncias en su contra. Intentará sumar fuerzas en el sector gremial para oponerse al paquete de reformas. Mientras, Macri lo define como parte del pasado que reacciona ante la pérdida de privilegios

La tensión entre el presidente Mauricio Macri y el líder camionero HugoMoyano sigue escalando hasta niveles inéditos desde el arranque de la gestión Cambiemos.

En el medio de las declaraciones cruzadas, el gremialista lanzó unamovilización para el 22 de febrero en el centro porteño que –en un primer momento– se podía leer como un acto reflejo en defensa propia ante laavanzada judicial sobre él y su familia.

 Pero ahora, el camionero prepara para este miércoles una reunión delConsejo Directivo de la CGT donde intentará dotar de consignas más “orgánicas” a la marcha, como la oposición hacia las reformas laboral y previsional, y el mega DNU de desburocratización del Estado, entre otras.

En el encuentro –además del propio Moyano– estará Luis Barrionuevo, cuya figura también está dentro de la mira del Gobierno, especialmente al comparar la reforma laboral con el intento que había tenido la Alianza, con la famosa “Ley Banelco”.

Los dos dirigentes se aliaron en su momento contra Cristina Kirchner y realizaron juntos paros contra el Impuesto a las Ganancias. La alianza ahora se vuelve a replicar.

Además, el cacique gastronómico fue quien hizo de anfitrión el 18 de enero en el “Asado de Mar del Plata“, una cumbre sindical que terminó con la difusión de un documento crítico de la CGT contra la gestión deCambiemos.  También estuvieron los líderes de bancarios, Sergio Palazzo, y de judiciales, Julio Piumato.

En las últimas horas, la CGT llamó a una reunión del Consejo Directivo a través de un comunicado enviado a todos los gremios que forman parte de la conducción nacional de la central. Pero estuvo firmado sólo por dos de lostres secretarios generales: Carlos Acuña y Juan Carlos Schmid.

 Según la convocatoria, el encuentro comenzará a las 14 en la sede de Azopardo 802 y tendrá como objetivo efectuar un “análisis de la situaciónsocial y económica” y poner “en consideración el documento elaborado en Mar del Plata”. A continuación, el comunicado completo:

La reunión servirá para ampliar la convocatoria para la marcha del 22 de febrero, donde las organizaciones sociales ya confirmaron su participación. En tanto que Pablo Moyano amplió su marco de alianzas la semana pasada: acudió a los intendentes bonaerenses y al secretario de SUTEBA, RobertoBaradel, en la reunión del Partido Justicialista de la provincia de Buenos Aires.

 De esta forma, los Moyano prometen realizar su movilización más fuerte. “Va a ser histórica“, alertó Pablo Moyano.

Pero si bien Moyano y Barrionuevo cuentan con dirigentes alineados y dos de los tres triunviros, tanto los gordos como los independientes buscan recomponer las relaciones con el Ejecutivo.

De esta forma, el Gobierno –como adelantó iProfesional este lunes– retomó contactos con el ala dialoguista a través del vicejefe de Gabinete Mario Quintana, en medio del affaire que salpicó al ministro de Trabajo Jorge Triaca.

Eso, a pesar de que el propio Macri participa de una suerte de “competencia de chicanas” con el propio Moyano.

La semana pasada, en una entrevista televisiva, el líder camionero había lanzado al Presidente: “Si voy preso, que sea en la celda de al lado del padrede Macri“.

El mandatario respondió –también en una entrevista, aunque radial– que el sindicalista “no tiene que ponerse nervioso y mucho menos meterse con una persona de 87 años que está en su casa, retirado“.

Y Moyano la siguió, apelando a la reforma previsional. “Los jubilados no gozan de un retiro tan confortable como el de su padre”, disparó.

Para Macri, es el pasado
Siguiendo la lógica de Cambiemos, la oposición que pueda plantear Moyano es para el Presidente parte del pasado que se debe dejar atrás.

Si  bien la relación entre ambos fue cercana durante la primera parte de la gestión Cambiemos, el “matrimonio por conveniencia” se está convirtiendo en un “ruidoso divorcio“.

Tal es así que al presidente no le cayó bien la última marcha anunciada por el líder camionero, por lo que Moyano pasó a integrar una lista de enemigosque responden negativamente a las medidas de gobierno por “perder privilegios“.

Es que según el mandatario, el líder sindical “es el pasado, defiende sus privilegios”. En esa misma categoría está el exjuez de la Corte Suprema, Eugenio Zaffaroni, quien expresó públicamente su deseo de que el mandato de Macri termine lo antes posible.

Además, el principal interlocutor con el líder sindical era el ministro Triaca, quien hasta asistió a la inauguración del sanatorio de Camioneros en el barrio porteño de Caballito.

En tribunales
En las últimas semanas, avanzaron varias causas contra Hugo Moyano y su círculo íntimo.

Una de las más importantes es una denuncia de la PROCELAC, que acusan aHugo, Pablo, el sindicato de Camioneros y empresas vinculadas de lavadode dinero y evasión impositiva a través de la compra de una red de compañías, cuentas bancarias y compras de inmuebles.

Otra causa, llevada a cabo por el Juzgado Federal Nº3 de Morón, acusa al cacique camionero de haber comprado de manera sospechosa dos mansiones en Parque Leloir, un exclusivo barrio de casas quinta del Oeste del Conurbano.

Las operaciones se habrían realizado a través de empresas vinculadas a Juan Manuel Zulet y Valeria Salerno, hijastros de Moyano, que tienen a la obra social y al propio gremio como principales  clientes.

Asimismo, en las últimas horas, la Justicia de Lomas de Zamora imputó a Hugo y Pablo Moyano, presidente y vicepresidente de Independiente, en la causa en la que se investiga al exdirectivo de la entidad, Noray Nakis y al jefe de la barra brava, Pablo “Bebote” Álvarez y otros siete sospechosos como presuntos miembros de una asociación ilícita que extorsionó a jugadores y directores técnicos del club.

Por último, el ENACOM le otorgó a principios de mes una prórroga de treinta días de la licencia a OCA, vinculada a los Moyano, para que la empresa pueda seguir operando, hasta que los informes de la AFIP y la Justicia decidan sobre su situación impositiva.

El organismo recaudador le reclama a OCA el pago de una deuda de $3.400 millones. Pero una vez al año, todos los correos privados deben mostrar su certificado de libre deuda para seguir operando. Ante la imposibilidad de presentarlo, la ENACOM le “dio una mano” ampliando el permiso.

En febrero, la extensión vencerá y la ENACOM ya no podrá habilitar a OCA si no arregla con el ente presidido por Alberto Abad. De esta forma, la AFIP y el mayor correo privado argentino deberán ponerse de acuerdo –se habla de un plan de pagos– para que la firma postal siga operando.

F: iProfesional