A la mujer muerta durante un robo en un colectivo la baleó un policía

El peritaje balístico confirmó el adelanto de los estudios planimétricos que ya habían dado un vuelco en la investigación del asesinato de Sandra Rivas, la mujer de 46 años que el 27 de diciembre pasado murió a bordo de un colectivo, baleada durante un asalto. Según los exámenes criminalísticos, el disparo mortal salió del arma de un agente de la Policía de la Ciudad que viajaba en el micro y no por los delincuentes, como se informó inicialmente.

De los elementos recolectados en la escena del hecho y de los dos peritajes que ya constan en la causa se desprende que no hubo enfrentamiento armado dentro del vehículo sino que el único que disparó, al menos cinco veces, fue el agente Lucas Santillán, que tiene 19 años y hacía pocos días había egresado de la escuela de formación de la Policía de la Ciudad. Fuentes judiciales consultadas por LA NACIÓN descartaron, así, que la muerte se hubiese producido en el contexto de un enfrentamiento armado entre el policía (que estaba franco de servicio y viajaba como pasajero) y los dos delincuentes que habían subido a robar al transporte.

Fuente: La Nación