Gobierno sin propuestas, Atsa por el 48%, ATE por derogación de la emergencia administrativa.

Ayer hubo nueva negociación salarial en el ámbito de las paritarias, tanto en el escalafón húmedo como para el escalafón seco; y en ambos casos los sindicatos se fueron con las manos vacías y con la promesa concreta del Poder Ejecutivo que “continua en la búsqueda de recursos que puedan ser afectados a la recomposición del poder adquisitivo del sector”.

Asimismo, desde el Gobierno, se ofreció que, con el objeto de brindar transparencia en los datos económicos, “nuevamente se invita a las asociaciones sindicales para que en el transcurso de la semana entrante nombre a un representante por cada una de ellas para concurrir al Ministerio de Economía, todo ello a los efectos de ratificar la buena fe negociar por parte del Gobierno provincial”.

En cuanto a la presentación formal que hizo la Asociación Trabajadores del Estado, respecto a comenzar a aplicar el 100% del Decreto 1428 (sobre lo cual resta cubrir un 35%), los paritarios de Gobierno expresaron la imposibilidad de poder cumplir con esa demanda, debido a los compromisos de cumplimiento fiscal firmados con el gobierno nacional.

La reunión paritaria del escalafón húmedo y el escalafón seco pasó a un cuarto intermedio, en una fecha a determinar.

Los presentes

En la reunión paritaria estuvieron presentes, por la parte sindical: Por UPCN lo hicieron Gustavo Suárez, Carlos Moreno y Florencia Berrone; por ATE lo hicieron Oscar Rojas Peralta, Fabiana Astudillo, Marcelo Córdoba y Raúl Oscar Bombares. Por el gremio de ATSA estuvieron Alejandro Pérez, Eduardo Zajik, Jorge Saravia; Pedro Godoy y Walter Durán.

Por el Poder Ejecutivo lo hicieron el subsecretario de Asuntos Gremiales, Fernando Starkloff; el director Provincial de Negociación Salarial, José María López Bustos y José Díaz Reviglio, como asesor. También se sumaron, por el Ministerio de Economía, el subsecretario de Haberes, Marcelo Lakich y el asesor, Nicolás Graffigna.

Crédito-Act.TDF

En Tierra del Fuego y 7 provincias mas, peligra el inicio de clases por reclamos salariales

Cuando falta un mes para que llegue el primer día de clases, el comienzo del ciclo lectivo peligra en ocho provincias a raíz de los reclamos salariales. En otra docena de distritos la situación es incierta, porque todavía no empezó la negociación entre los gobiernos provinciales y los gremios locales.

Los gremios docentes bonaerenses ya advirtieron que, si esa es efectivamente la propuesta, irán al paro en las 16.000 escuelas bonaerenses. Se quejaron, además, de la falta de señales. La última reunión a la que fueron citados para discutir salarios fue en diciembre último. Los dirigentes sindicales creen que la demora es intencional y busca llevar la negociación al límite temporal para “demonizar” a los sindicatos.

“Cuando vos hablás de parar desde diciembre del año pasado sin que te hayan ofrecido nada es porque querés ir al choque pase lo que pase”, razonan en La Plata. Niegan, además, que el comienzo de clases, previsto para el lunes 5 de marzo, esté hoy en duda.

El largo conflicto del sur

También en Santa Cruz la situación es compleja. Por tercer año consecutivo, las clases no empezaron a tiempo. La actividad debía retomarse el jueves último para completar el calendario escolar de 2017, del que se perdieron 115 días por huelgas, pero los gremios dispusieron un nuevo paro de 48 horas por el posible despido de 200 docentes. Esta semana la situación no mejorará: volverán a parar el jueves.

Hay provincias en las que todavía no hubo contactos entre el gobierno y los sindicatos, pero sí trascendió cuál sería la oferta oficial y los gremios ya reaccionaron en contra. Ese combo se repite en Entre Ríos, Neuquén, Misiones y Tucumán. También en Tierra del Fuego y Chubut, que atraviesan situaciones financieras muy complicadas.

La primera de ellas tiene un déficit de $2000 millones y ya inició un fuerte ajuste para cumplir con las metas del pacto fiscal. El gobierno de Rosana Bertone admitió públicamente que no habrá aumentos salariales para el sector público, incluidos los docentes.

En Chubut, en tanto, el gobernador Mariano Arcioni ya avisó que la suba salarial no será la que esperan los docentes, aunque no dio porcentajes. “Convocamos a todos para que colaboren. Cada uno tiene que ceder un poquito”, abrió el paraguas en los últimos días. Antes había advertido que Chubut no puede pagar su deuda.

El gobernador también reclamó a la Legislatura chubutense, en la que está en minoría, la sanción del pacto fiscal, cuya demora ya produjo un recorte en los recursos que le envía el gobierno nacional.

Un lote expectante

En un segundo lote se ubican las provincias en las que todavía no hubo reuniones entre el gobierno local y los gremios, pero en las que, además, no trascendieron ofertas para las paritarias.

Son Córdoba, Santa Fe, La Pampa, Catamarca, La Rioja, San Luis, Salta, Chaco, Formosa, Jujuy, Río Negro y la ciudad de Buenos Aires, .

Sin embargo, en ningún distrito salvo San Luis, que no firmó el pacto fiscal y suele despegarse del resto con subas (o blanqueos de sumas en negro) por encima de la media, se espera que los ofrecimientos superen el 15 por ciento.

Está en duda la continuidad de la cláusula gatillo, que se incluyó en la mayoría de los acuerdos del año pasado y que fue clave para destrabar las negociaciones. La Casa Rosada quiere erradicarla.

La demora en convocar a los maestros se explica en buena parte porque, obligados a reducir el gasto, en muchos casos drásticamente, ningún gobernador quiere desmarcarse y ser el primero en mover su ficha poniendo un porcentaje sobre la mesa.

“Todos miran a Buenos Aires y Buenos Aires los mira a ellos”, graficó ante LA NACION un funcionario nacional que sigue de cerca el desarrollo de la paritaria. Algunos mandatarios ya avisaron que la primera reunión con los docentes será después del 15, cuando queden apenas dos semanas para negociar.

Aun sin contactos formales entre las partes, la negociación está avanzada en Corrientes, donde el radical Gustavo Valdés anunció que ofrecerá más del 15%; Mendoza, que complementaría la suba de 15,7% que ya acordó con los estatales con otros ítems como un plus para material de trabajo; San Juan, que también prevé salirse de la pauta nacional y ofrecer una suba de al menos 18%, y Santiago del Estero, donde los gremios están alineados con el gobierno provincial, por lo que se descuenta que el acuerdo se logrará sin problemas y las clases comenzarán a tiempo.

 

 F:LaNación-Lucrecia Bullrich

Se agudiza el enfrentamiento entre Gobierno y La Bancaria: el Ministerio de Trabajo recortó aportes al gremio

Tras varios desencuentros con el macrismo, el Ministerio de Trabajo endureció su postura hacia el sindicato conducido por Sergio Palazzo, que dejará de percibir una suma millonaria. En total, unos 45.000 empleados ya no aportarán más la “cuota solidaria”. Perfil del “nuevo Moyano”

Luego de marcados desencuentros con el líder de La Bancaria, Sergio Palazzo, el Gobierno tomó una decisión que confirma elendurecimiento de su estrategia frente al gremio.

A través de una resolución del Ministerio de Trabajo, se dio por finalizada la “cuota solidaria“, con lo cual, el sindicato liderado por un referente aliado al kirchnerismo, dejará de percibir una suma millonaria.

Se trata de un mecanismo por el cual unos 45.000 empleados no afiliados al gremio (sobre un total de 110.000) deben aportar en forma compulsiva el 1%de su salario.

A la hora de evaluar el impacto, considerando una remuneración mínima de $25.500, con esta baja del aporte dejarían de ingresar a las arcas del sindicato$1,1 millón al mes.

La medida tendrá aplicación a partir del 1° de febrero, con el pago de las remuneraciones de enero.

Según explicó el ministerio de Trabajo, “dicha contribución solidaria resulta ser un aporte que, si bien la ley lo considera obligatorio para todos los trabajadores no afiliados, posee como características el ser extraordinario, es decir no permanente, como si lo es lo cuota sindical que mensualmente se retiene a los trabajadores afiliados”.

Por eso, el texto agrega que “habiéndose vencido el plazo de vigencia de los acuerdos por los cuales se pactaron los aportes solidarios, no corresponde continuar reteniendo dichos aportes a los trabajadores no afiliados a la entidad sindical, todo ello en aras a defender no solo su salario y el carácter alimentario que posee el mismo, sino también los derechos que podrían verse vulnerados por la aplicación en el tiempo de una cláusula que se encuentra actualmente vencida”.

“La imposición del pago de un aporte o contribución de solidaridad sindical a los trabajadores no afiliados exige para su validez que el aporte tenga un objeto determinado y no vaya a recursos de manera indefinida, que tenga un monto razonable, que no se equipare con el importe que abonan los afiliados en concepto de “cuota sindical” y que tenga una limitación en el tiempo”, amplía el Ministerio.

Para luego agregar que “la falta de una limitación temporal, constituiría una configuración temporal lesiva que, de una manera ostensible, implicaría unacarga destinada a lograr una compulsiva afiliación“.

Claro que, más allá de estos argumentos, hay un escenario de fuertes desencuentros entre el Gobierno y La Bancaria.

De hecho, la medida se tomó en un contexto en el que el gremio está reforzando la pelea por las paritarias, frente a un Gobierno que se esfuerza por imponer el tope del 15% y sin la posibilidad de fijar “cláusulas gatillo”.

Cabe destacar que Palazzo rechazó de plano la oferta de una suba salarial del 9% con ajuste por inflación que propusieron las cámaras del sector y reiteró su pedido de un 15% pero además, manteniendo la cláusula gatillo, que sí formó parte del acuerdo firmado el año pasado.

El gremio convocó a un plenario el jueves próximo y, según trascendió, estudia avanzar con medidas de fuerza ante la falta de avance en el tema salarial.

“Si siguen en esa posición de darnos solo un 9% de aumento les haremos una medida de fuerza“, afirmaron desde el sindicato.

“Lo único que hay es un pedido de una nueva audiencia en el Ministerio de Trabajo el próximo 30 de enero pero los bancos no modificaron su propuesta de 9% de aumento anual para 2018 y no nos ofrecieron tampoco respuestas sobre los numerosos puntos propuestos para la paritaria. Además, están promoviendo de forma decidida acciones para dañar a los trabajadores de la actividad”, dispararon desde el gremio.

Como “frutilla de postre”, hubo otro gesto que molestó al Gobierno: Palazzo participó de un asado con dos referentes gremiales enfrentados con el macrismo, como Luis Barrionuevo y Hugo Moyano, en el que se difundió un duro documento contra de la política oficial.

A través del mismo, los dirigentes gremiales mostraron su preocupación por “un gobierno de CEO, directores, accionistas, dueños de empresas nacionales y multinacionales” que “beneficiaron de manera ostensible a sus propios intereses”.

Además, indicaron que eligieron al peronismo como enemigo para “laconstrucción de un relato desde un lugar confortable”, razón por la cual atacaron a exfuncionarios y sindicalistas con investigaciones por corrupción.

“El dialogo pasó a ser un monólogo, mesas a las que sentados todos, nadie se iba con obligaciones (salvo, por supuesto, los trabajadores)”, indica el comunicado.

También señala que la gestión de Mauricio Macri sólo perjudicó el poder adquisitivo, blanqueó las deudas de los evasores, redujo sueldos y jubilaciones y endeudó al país de manera inaudita.

Por lo tanto, la central obrera repudió los cambios en materia laboral y previsional, exigió paritarias libres y sin tope, mostró su acompañamiento a las organizaciones que están en contra de las medidas y llamó a crear un comité de expertos para discutir el modelo de país.

Un nuevo Moyano
Sin el camionero al frente de los reclamos, ahora el líder bancario pasó a encabezar la oposición gremial a los cambios en materia laboral, previsional, tributaria y fiscal.

Su corriente tuvo un papel protagónico en la manifestación en el Congreso, en la que además de agrupaciones de izquierda y movimientos sociales participaron sectores de la CGT.

Palazzo encabeza la Corriente Federal de Trabajadores, bajo la cual se agrupan medio centenar de sindicatos vinculados al kirchnerismo y que, desde allí, presionan para catapultarlo como el futuro titular de la CGT.

La misma ambición que el camionero, hoy secretario gremial de la central obrera, con la diferencia que ahora Palazzo pasó a capitalizar el rol desindicalista “duro”.

Palazzo, además, viene de reforzar su alianza sindical con el secretario general del Sindicato Único de Trabajadores de la Educación (SUTEBA),Roberto Baradel.

A ambos los une la pelea por las subas salariales: Baradel acaba de rechazarenfáticamente que la paritaria del sector pueda cerrarse con un aumentosalarial del 15%, por entender que ese número es “irrisorio” y representa “un ensañamiento con los trabajadores”

La gobernadora María Eugenia Vidal fue testigo de su capacidad de daño. En una acción inédita, el año pasado el bancario paralizó el BaPro por tres díaspara rechazar la ley sancionada por la legislatura bonaerense que eleva la edad jubilatoria de los empleados de 57 a 65 años.

La protesta fue de tal magnitud que, por primera vez en años, contó con laadhesión de la plana gerencial de la entidad. Incluso, hubo que abastecer de urgencia cajeros en algunos municipios.

Ahora, el conflicto amenaza con escalar. Es que, por primera vez, el bancario tiene varios frentes abiertos: además de las dificultades para cerrar la paritaria y el fin de la “cuota solidaria”, también enfrenta la avanzada de Vidal en el BaPro, el banco con mayor cantidad de afiliados en la actividad.

Fuente:iProfesional